El gobernador Ricardo Rosselló (semisquare-x3)
El gobernador Ricardo Rosselló. (Captura / Twitter)

Nueva York - Entre la decepción en torno al status y el entusiasmo que expresa por la oportunidad de reconstruir a Puerto Rico, el gobernador Ricardo Rosselló exhortó esta noche a influyentes sectores de la industria del turismo a visitar la Isla y ser parte del proceso de recuperación.

“Visiten Puerto Rico y miren lo que está ocurriendo”, dijo el gobernador Rosselló, en  la apertura del quinto foro global de la plataforma de información turística Skift, que tiene lugar en el hotel Mandarin de Manhattan, en Nueva York y reúne a cientos de participantes de más de 40 países y 500 empresas.

Como parte de la noche inaugural, el editor ejecutivo de Skift, Dennis Schaal, tuvo un diálogo-entrevista con el gobernador.

La primera pregunta fue directa al “no absoluto” que ha dado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump,  a la estadidad debido a su percepción de que los políticos en la isla son malos e incompetentes, empezando por la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz.

Rosselló sostuvo que ese “no es buen ejemplo” de cómo hacer política pública sobre Puerto Rico y admitió que los comentarios de Trump representaron una sacudida.

“Estamos hablando de ciudadanos estadounidenses”, dijo Rosselló, al indicar que Puerto Rico mantiene un status colonial que debe ser erradicado y, al referirse a una audiencia de cientos de personas, advirtió que bajo las circunstancias actuales “si uno de ustedes se muda a Puerto Rico pierde sus derechos como elector”.

Preguntado sobre la probabilidad de que, de todos modos, la propuesta de estadidad no encuentre un clima político favorable en el Congreso, Rosselló sostuvo que “hay que crear la crisis”.

En torno a si su llamado a salir en defensa de la propuesta de estadidad para Puerto Rico o callarse incluye a la industria turística, Rosselló afirmó que “no quiere poner nombre específicos”, pero expresó que “cualquiera que ame la democracia y quieren un sistema abierto” no debe apoyar un sistema que trata a la gente “como ciudadanos de segunda clase”.

“Sí, le pido a todo el mundo que tome acción o se calle, pero lo reclamo particularmente a los que van a estar en la boleta electoral, porque, según lo veo, si apoyas a Puerto Rico y eres amigo de Puerto Rico, te apoyaremos, si te opones a Puerto Rico, o incluso por omisión (te lo cuestionaremos)”, indicó.

Rosselló insistió en que la relación colonial de Puerto Rico ha quedado en evidencia por “el trato diferente” que considera le ha dado el gobierno federal a la isla de cara a la emergencia provocada por el huracán María, en comparación con la asistencia que recibieron Texas y Florida después de los ciclones Harvey e Irma, respectivamente.

“¿Hablando de crear la crisis, porque no independencia para Puerto Rico? Tienen una cultura única, una identidad nacional. ¿Qué hay malo con la independencia?”, preguntó el entrevistador.

Rosselló respondió que como la estadidad, la independencia es una alternativa digna para poner fin al sistema colonial. Pero, sostuvo que la propuesta de convertir a Puerto Rico en un país independiente tiene escaso apoyo electoral en la isla.

En ese sentido, mencionó que la estadidad ganó el plebiscito de 2017, sin entrar en detalles sobre los porcentajes que generan controversia.

Rosselló, de todos modos, percibe la identidad cultural propia de Puerto Rico como un “valor añadido”.

“Cuando vemos a Puerto Rico como destino, y espero que podamos hacer una transición (hacia esa discusión), la cultura de Puerto Rico no es hecha por el status político. Si tenemos una gran cultura ahora, siendo un territorio colonial, imagínese lo que podemos demostrar si no lo fuéramos. Si ve a Hawai, ¿Cuál es la primera cosa que pasa cuando llegas a Hawai?  Es gente saludándote o bailando…en gran medida ofrecen su cultura. Los puertorriqueños en Nueva York celebran la cultura más que en la Isla, si no más”, argumentó.

Con respecto a la crisis fiscal de la Isla, sostuvo que eso no debiera de haber influenciado la respuesta federal a la emergencia que desató el huracán María.

Rosselló, sin embargo, dijo que el agravamiento de la crisis que causó María, luego de la emergencia y la recuperación, abre la posibilidad de ir hacia un proceso de reconstrucción que logre transformar la isla, tanto desde el punto de vista del turismo como en torno a las oportunidades de hacer negocio y fortalecer la red eléctrica.

“Ahora es la parte excitante”, afirmó.

Para el gobernador, el turismo, que representa cerca del 6.5% de la economía, puede crecer mucho más. Dijo que la creación de una organización para mercadear a Puerto Rico como destino turístico – DMO-, debe darle estabilidad a la marca que representa la Isla y se expresó confiado en que “vamos a ver resultados excitantes”.

Aunque se le señaló el reportaje del diario The New York Times que muestra como la recuperación no ha llegado a sectores de Punta Santiago, donde familias viven aún en paupérrimas condiciones, Rosselló dijo que esa zona de Humacao “tiene sus áreas pobres”, pero “puede ser un gran destino turístico”.

Rosselló reafirmó que ve el proceso de reconstrucción de la isla como “un lienzo en blanco”, que abrirá la puerta para la innovación y revertir los patrones de emigración.

Al hablar de proyectos económicos, hizo referencia a la legislación que convirtió a Puerto Rico en zonas de oportunidades económicas, a la posibilidad de invertir decenas de miles de millones de dólares en fondos federales para vivienda e infraestructura y, sin mencionarlas por nombre, a las leyes 20 y 22 que bajo el status territorial ofrecen incentivos para la inversión.


💬Ver 0 comentarios