(semisquare-x3)
El senadorHenry Neumann en una de las bóvedas. (Teresa Canino )

Miembros de la Comisión de Seguridad del Senado quedaron asombrados ante la cantidad de casos de agresión sexual que aún no han sido procesados y cuya evidencia genética se encuentra guardada en bóvedas que utiliza el Negociado de Ciencias Forenses.

Los senadores también se sorprendieron con los objetos que encontraron, como, por ejemplo, machetes.

"Puede haber cientos de agresores (sexuales) en las calles (por no poder procesar esos casos). Eso es totalmente inaceptable. Cuantas (víctimas) estarán viendo diariamente a sus agresores por falta de prueba contundente", lamentó el senador Henry Neumann, presidente de la Comisión y quien dirigió en la mañana una vista ocular que se extendió por más de tres horas.

Durante la vista trascendió que el Negociado tiene unos 3,000 casos de agresiones sexuales pendientes para análisis. Aproximadamente la mitad de ellos se informó, carecen de una querella policiaca. Personal del Negociado insistió ayer que esto les impide procesarlos, por lo que se limitan a sólo almacenar estas pruebas.

La vista ocular es parte de la Resolución del Senado 417, de la autoría de la senadora Zoé Laboy, quien anticipó que próximamente se citará a la Asociación de Hospitales para ver cómo las instituciones hospitalarias están manejando estos casos. Según dijo, les ha llegado información de que algunos hospitales no tienen ni los "safe kits" (sexual assault forensic exams)  para recolectar este tipo de evidencia.

Falta de personal y de herramientas fueron otras denuncias del personal del Negociado durante la vista.


💬Ver 0 comentarios