Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (default-x3)
La central Plata, en San Sebastián, está en avanzado deterioro, pero su demolición no ha podido concretarse porque hay un litigio en corte que lo prohíbe, por ahora. ([email protected])

La falta de protecciones legales efectivas que las reconozca como recursos arqueológicos valiosos, agudizada con la carencia de un plan gubernamental que fomente su conservación, ha sentenciado a muerte a las centrales azucareras -o lo que queda de ellas-, pese a que forman parte de nuestro paisaje, cultura e historia.


💬Ver 0 comentarios