Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La sucesión de dos huelgas -una de ellas en curso- en la Universidad de Puerto Rico (UPR), entre otros factores, han provocado una baja en la matrícula del primer centro docente del país provocando que, al menos, dos de las principales universidades privadas dupliquen o hasta tripliquen la cantidad de estudiantes que reciben de la Iupi.

El Sistema Universitario Ana G. Méndez (SUAGM) duplicó su cuota de alumnos de la UPR durante el semestre de agosto a diciembre y ahora, para el de enero a mayo -aunque el proceso de matrícula continúa- los números preliminares anticipan que se triplicará.

En el caso de la Universidad Interamericana de Puerto Rico aún no se tienen los datos finales del presente semestre porque también están en matrícula. El presidente de esa universidad, Manuel Fernós, dijo que ya tienen un alza de 3,000 estudiantes, pero no pueden precisar cuántos son de la UPR. Sí reveló que de agosto a diciembre recibieron 500 universitarios del primer centro docente del país, cuando la norma es que reciban cerca de 200.

A la Universidad del Sagrado Corazón llegaron 129 estudiantes de la UPR en agosto pasado y regularmente ingresaban cerca de 100, dijo la decana de Asuntos Académicos y Estudiantiles, Lydia Espinet, quien lo atribuye a la campaña publicitaria de la universidad. “Ahora, en enero, tenemos 80 y pico, un número comparable a lo que tuve en agosto”, dijo Espinet.

El éxodo de estudiantes de la UPR sumado a la imposición de una cuota de $400 por semestre, la directriz de los regentes de la UPR de reducir en 1,000 la cantidad de admisiones en agosto pasado y la probatoria en la acreditación de la Middle States, socava la competitividad de la única universidad del Estado, opinaron directivos de las universidades privadas consultadas.

La rectora del Recinto de Río Piedras de la UPR, Ana Guadalupe, reconoció la disminución en matrícula por varias razones que incluyen la huelga y la decisión de aceptar 1,000 alumnos menos de nuevo ingreso en agosto por la crisis fiscal de la universidad. De esa cifra, unos 500 eran de su campus, reveló. La UPR enfrenta un déficit de sobre $200 millones. “Debido al golpe de los $40 millones, hicimos un ajuste en admisiones y admitimos unos 500 estudiantes menos”, precisó sobre su recinto.

Dijo que, de julio a diciembre, 659 estudiantes dejaron la institución y, de esos, 17% emigró a una universidad privada.

“(La matrícula) mayor no va a ser. Ya tenemos esta pérdida (659 estudiantes en Río Piedras) que es mayor que la de 320 del año pasado, comparando con la misma fecha. Además, se deben estar yendo 200 más por graduación que los que se fueron en el 2009”, dijo sobre su recinto, en el único que sigue una huelga, sin que haya una paralización de labores administrativas y académicas.

El golpe más fuerte de la llamada cuota de estabilización -que provocó una huelga en abril del año pasado y una segunda desde diciembre- se produce en este semestre para el cual la UPR se está en proceso de matrícula. Es en este semestre cuando los estudiantes deberán pagar $800 por la cuota debido a que la administración universitaria pospuso el pago de $400 correspondiente al semestre de agosto a diciembre de 2010. Actualmente el sistema completo de la UPR tiene 61,565 estudiantes y, según Guadalupe, aunque falta que el recinto de Mayagüez haga matrícula, la cifra de matriculados va por los 53,000 alumnos.

La vicepresidenta de Asuntos Académicos de la UPR, Ibis Aponte, dijo en una entrevista previa de este diario que entre 7% y 10% de los estudiantes de nuevo ingreso de la UPR se van porque no pueden con la intensidad.

Guadalupe, entretanto, reconoció que las huelgas tradicionalmente impactan la matrícula de la UPR. “La universidad tiene estadísticas donde se ve, por más de una década, cómo cambia la matrícula del sistema de la UPR y cada vez que ha habido un conflicto huelgario se ve una baja significativa. La correlación es bien buena y entonces (después de las huelgas) sube lentamente (la matrícula), se estabiliza, vuelve y sube y así sucesivamente”, detalló.

“Otra forma administrativa”

Igualmente, reconoció que la acreditación de la Middle States a la UPR -que actualmente está en probatoria- puede tener un impacto. Guadalupe, sin embargo, rechazó que la disminución de estudiantes sea una acción premeditada de la administración universitaria para achicar la UPR y cortar gastos. “Cuando la universidad va a la emisión de bonos los ingresos por matrícula son importantes. Desde ese punto de vista, a la universidad no le es bueno reducir la cantidad de estudiantes”, puntualizó.

“La pregunta sería si nos podemos organizar de otra forma administrativamente para hacer más eficiente nuestra gestión y, en la medida que se pueda, liberar recursos para hacer proyectos nuevos”, continuó.

Guadalupe rechazó que la UPR pierda competitividad por esta situación.

“La UPR continúa siendo la institución donde el costo de matrícula es más bajo a pesar de la cuota. Algunos estudiantes decidirán irse porque prefieren tener un ambiente donde haya continuación en la gestión académica. El estudiante serio tiene sus planes de completar sus estudios en un tiempo”, sentenció.

Pero para el Presidente de la Universidad Interamericana de Puerto Rico, la realidad de la UPR es otra desde la implantación de la cuota de estabilización. “Esa cuota ha reducido la diferencia en el costo de la educación entre el sector público y el privado. Eso, yo creo que lo están tomando mucho en consideración”.

“Era un factor competitivo. Perdió competitividad con esto, en términos del reclutamiento y retención”, dijo.

Agregó que además de la nueva cuota, la probatoria de la Middle States hace un hueco en la UPR. En “cualquier institución que está teniendo problemas de acreditación es un factor que va a pesar sobre los estudiantes y sobre sus padres y madres en términos de decidir a dónde van a estudiar. La acreditación implica dos cosas: reconocimiento de excelencia académica y garantía de las ayudas federales”, explicó Fernós.

Agregó que la reducción de matrícula se traduce en reducir ingresos. “La consecuencia es que tendrá que haber recortes de gastos adicionales: menos personal, menos facultad, menos personal administrativo”, sostuvo Fernós.

Para Guadalupe menos estudiantes “no necesariamente es menos gastos”. Dijo que para febrero sabrán con certeza cómo quedó la matrícula. “Si se miran los números en términos de la matrícula total, no estamos muy lejos de lo que tuvimos en agosto”, dijo.

Por su parte, el vicepresidente de Mercadeo y Asuntos Estudiantiles del SUAGM, Francisco Bartolomei, sostuvo que el universitario hoy día está dispuesto a pagar un poco más en busca de calidad. “Está buscando excelencia, servicios de apoyo, un ambiente favorable para los estudios. Es un número de factores”, afirmó.

Para Guadalupe, la UPR conserva solidez. “Puede afectarla en algunas áreas. (Pero) todavía uno no puede decir el impacto real total en todos los renglones. La investigación continuó bien fuerte en el recinto de Río Piedras a diciembre del 2010, en proyectos aprobados. Con fondos externos, incluyendo agencias federales, recibimos $38 millones, una de las cifras más altas para este recinto en la década”.

“En algunas áreas, como los intercambios con universidades en el exterior, nos ha afectado porque este semestre no pudimos aceptar intercambios de estudiantes de otras universidades”, lamentó.


💬Ver 0 comentarios