Casa Pueblo fue una de las organizaciones del tercer sector premiadas. (Suministrada) (semisquare-x3)
Casa Pueblo fue una de las organizaciones del tercer sector premiadas. (Suministrada)

El Acueducto Rural Pedro Calixto, Casa Pueblo de Adjuntas, CREARTE, Hogar del Buen Pastor, Museo de Arte Contemporáneo, Programa de Educación Comunal de Entrega y Servicio (P.E.C.E.S.) y Taller Salud fueron galardonadas hoy en la Edición Especial del Premio Tina Hills, premiación que otorga anualmente la Fundación Ángel Ramos.

El premio, que también conlleva un donativo especial de $50,000 a cada una, las distingue por su liderazgo, alcance y respuesta directa tras el paso de los huracanes Irma y María. 

“En esta edición especial quisimos enaltecer el excelente  trabajo que realizaron las organizaciones sin fines de lucro tras la devastación causada por ambos fenómenos atmosféricos. Fueron estas organizaciones las que sirvieron a las comunidades y su gente, especialmente   aquellos más necesitados. El compromiso que tiene cada una de las organizaciones galardonadas para lograr la recuperación y un mejor  país merece el más sincero  reconocimiento y nuestra distinción”, expresó Rafael Cortés Dapena, presidente de la Fundación Ángel Ramos.

Desde 1997, el Premio Tina Hills es celebrado y cada año se reconoce  la trayectoria y labor social de una organización sin fines de lucro. La Fundación, en esta ocasión, decidió distinguir  a un  grupo de organizaciones que ofrecieron servicios directos de respuesta y recuperación, durante y después del impacto de Irma y María, en áreas como servicios sociales, salud, educación, arte y cultura y, desarrollo económico.

Anteriormente, solo se premiaba una organización con $150,000 y a tres finalistas con $15,000. Sin embargo, el Puerto Rico que emergió el pasado año luego del paso de ambos huracanes llevó a la Fundación a redefinir  la edición 2018 del galardón.  Esta edición especial contó con la participación de 116 organizaciones que trabajan alrededor de la isla. 

"Siento una gran satisfacción porque todas las organizaciones que solicitaron a esta edición del premio fueron parte de esas miles de manos puertorriqueñas que sin esperar por nadie decidieron salvar, aliviar y reconstruir nuestro país. El Tercer Sector que tanto me enorgullece demostró una vez más no solo que sostiene con valentía a nuestra isla, sino que tuvo la fortaleza necesaria para levantarla física y anímicamente. Las organizaciones sin fines de lucro siempre han sabido lo que tienen que hacer y, cuando unos estaban sorprendidos o paralizados ante el difícil panorama con el que nos topamos, ellas empezaron a laborar guiadas por su espíritu de servicio. Nos halaga que la labor de siete de ellas sea reconocida en este Premio Tina Hills", indicó el licenciado Cortés Dapena. 

La evaluación de las solicitudes estuvo a cargo de  la Junta Consultiva del Premio Tina Hills, la cual está compuesta por profesionales de diversos sectores. Para la otorgación de premios, se utilizaron cinco criterios:  la resiliencia para reponerse y responder a la emergencia, la movilización de voluntarios y el desarrollo de alianzas; el liderazgo; la creatividad e innovación para adaptar y ampliar sus programas y servicios a las necesidades que surgieron tras los desastres; y, el alcance e impacto comunitario. 

Por su parte, Laura López Torres, directora ejecutiva de la Fundación Ángel Ramos, expresó que "hoy más que nunca necesitamos de la labor y el compromiso de las organizaciones comunitarias para mejorar las condiciones de vida de los puertorriqueños. Su liderazgo, su resiliencia, su capacidad movilizadora de la fuerza voluntaria, sus estrategias para estrechar alianzas, su creatividad y su manera de innovar representan un gran capital para desarrollar y sostener el bienestar social, económico y cultural en el país. Celebramos su arrojo, su empatía y la velocidad con la que ingenian nuevas formas de ayudar a aquellos que  más lo necesitan. Porque ellos  existen y trabajan con ahínco, el país siente esperanza".

La premiación fue celebrada en el Museo de Arte de Puerto Rico y coincidió con la celebración del Día de la Filantropía. Las manos laboriosas se convirtieron en el hilo conductor del evento que contó con la participación de la casa Zapatero Films, junto a la compañía Agua, Sol y Sereno. 

La actividad resaltó el legado positivo que esta experiencia crítica dejó en el Tercer Sector de cara al presente y al futuro. Valiéndose de pintura y dibujo, de música de flauta, violonchelo y violín así como de tambores, bailarines y de las voces de la mezzosoprano Patricia Cay y de Ronald Rosario, Agua, Sol y Sereno presentó vivencias compartidas por lo que se experimentó en la isla luego de los huracanes y cómo los ciudadanos aportaron a su renacer y florecer. Mientras, Zapatero Films documentó en vídeo entrevistas a representantes de una veintena de organizaciones sin fines de lucro que mostraron el amplio alcance de sus iniciativas en el periodo de estabilización y reconstrucción del país.


💬Ver 0 comentarios