Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (default-x3)

Aunque la cantidad de casos confirmados de chikungunya ha aumentado vertiginosamente en las últimas semanas, realmente son muchas más las personas contagiadas.

Estadísticas del Departamento de Salud reflejan que hasta el  17 de junio se habían confirmado 107 casos. Pero a esta cifra se suman los 301 casos sospechosos que se han reportado este año, lo que suma  408 casos.

Y es que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) define a los casos sospechosos como aquellos con un cuadro clínico de la enfermedad. 

En el  desglose de casos  del virus en la región del Caribe la OPS define  un caso sospechoso como el de un paciente con fiebre mayor de 38 grados (centígrados), artralgia severa (dolor en las articulaciones) o artritis que no puede ser explicado por alguna condición médica y que haya visitado un área endémica o epidémica del virus.

La doctora  Brenda Rivera García, directora de la División de Epidemiología del Departamento de Salud, admitió que la cadena de contagio está subiendo como la espuma. Mientras hasta mediados de junio se estaban confirmando el 50% de los casos, la tasa de confirmación de la semana pasada había subido a 68%, dijo.

“Todavía estamos en la etapa de identificación de casos, pero va a llegar un momento en que no vamos a poder procesar todas las pruebas. Por eso (la creación de) los centros centinela”, dijo la funcionaria.

Anticipó que se espera que  la próxima semana se anuncien cuáles serán los nueve hospitales que servirán como centros centinela. Allí se canalizarán los casos sospechosos  a través de médicos entrenados en el manejo de esta enfermedad.

“Tiene que haber un examen médico. Tenemos que identificar cuáles son los pacientes que cumplen con los criterios de inclusión”, dijo.

Aunque  Salud está canalizando, junto a la División de Dengue de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, las muestras sospechosas del virus, la epidemióloga reconoció que hay laboratorios de referencia privados, como Quest Diagnostics, que están procesando  muestras de PCR y de IGM para la identificación de casos. Comentó, sin embargo, que la mayoría de los planes médicos no los cubren y que su costo  es de $325 (PCR) y sobre $200 (IGM).

 Marién Amézaga, de MCS, informó que esta compañía le cubre ambas pruebas a sus asegurados. Mientras, a través de  Mayra Rivera, First Medical indicó que cubría “pruebas diagnósticas requeridas para el manejo de epidemias o situaciones de salud que surjan en Puerto Rico”.   


💬Ver 0 comentarios