Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Una puerta se abrió. Traspasar su umbral significó la culminación de importantes logros, la oportunidad de cumplir sueños trazados y de continuar transformando vidas. Así describen tres organizaciones sin fines de lucro (OSFL) la experiencia de obtener el prestigioso Premio Tina Hills por Servicio a la Comunidad, que este año abre su decimoséptima convocatoria.

En medio de una crisis económica colectiva, hondamente sentida en el Tercer Sector, la existencia de estas organizaciones galardonadas cambió para bien, no solo por la inyección monetaria que resultó el premio de $150,000 que les otorgó la Fundación Ángel Ramos, sino por el “sello de garantía” que recibió el servicio que cada una lleva a cabo. Este premio ha sido otorgado a 16 OSFL dedicadas a mejorar la calidad de vida de sus comunidades y contribuir al desarrollo social del País.

Con más de 2,400 personas servidas en el 2011, la entidad Jóvenes de Puerto Rico en Riesgo fue la más reciente recipiente del Premio Tina Hills. En 15 años de trayectoria al servicio de jóvenes, sus familias, escuelas y comunidades, la organización ha logrado completar una serie de proyectos que tenía en planes. “Yo veo a Jóvenes en Riesgo en un lugar distinto. Un montón de cosas que se estaban gestando, ahora están floreciendo y recibir el premio fue como un abrazo cálido”, sostuvo Maribel Caro, gerente de voluntariado de esta institución.

Para Crearte, premiada en el 2007 por su labor de educar a través del arte a niños y jóvenes de las comunidades en el Embalse San José de Río Piedras, el respaldo de la Fundación fue un empuje que solidificó la organización. “Hay una historia antes del premio y una historia de profundidad después del premio”, expresó Brenda Liz Santos, directora ejecutiva de Crearte. Santos sostuvo que la decisión de someter a Crearte a la rigurosa evaluación que hace la Fundación sirvió también como una reflexión interna de validación. En aquel momento, muchos de sus empleados trabajaban sin sueldo, porque faltaban fondos para subsistir, así que el apoyo económico fue una tabla de salvación. Pero, más que todo, fue el aplauso que necesitaba su recurso humano para reafirmar que estaban haciendo muchas cosas buenas.

En el caso de P.E.C.E.S. (Programa de Educación Comunal de Entrega y Servicio), reconocida en el 2003 y que hoy cuenta con 28 años de historia, el premio les permitió profundizar en los enfoques de desarrollo de la organización, señaló Carlos Vázquez, su vicepresidente ejecutivo. Esos enfoques de liderato, educación y desarrollo económico de P.E.C.E.S han alcanzado sobre 10 municipios, con un impacto directo a más de 20,000 personas. Nacida en Humacao, hoy la institución tiene 120 empleados a tiempo completo. “En un país donde la situación económica está detrimental, hemos logrado retener a la gente”, comentó Vázquez, quien resaltó que la Fundación continúa dando apoyo a P.E.C.E.S y sus nuevos proyectos. Santos añadió, por su parte, que “la solidaridad (de la Fundación) ha sido no solamente desde una mirada de otorgamiento de fondos, sino también activa, en la lucha del día a día”.

Laura López, directora ejecutiva de la Fundación, expresó que este seguimiento a las OSFL galardonadas es una prioridad para su junta de directores. La institución quiere asegurarse de que, además del excelente servicio que ofrecen estas OSFL, sean instituciones administrativamente sólidas.

La convocatoria al Premio Tina Hills estará abierta hasta el próximo 30 de noviembre. El galardón se entregará en marzo de 2013. Además del gran premio, se concederán $15,000 a las tres organizaciones finalistas.


💬Ver 0 comentarios