Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Mark Green, gerente del proyecto Energy Answers. (GFR Media)

El gerente del proyecto Energy Answers en Arecibo, Mark Green, dijo que están “sorprendidos y decepcionados” luego de que este pasado sábado el gobierno anunciara que le retiró su endoso ya que dejó de ser parte de la política pública de la administración.

En el comunicado de prensa emitido por La Fortaleza, el gobernador Ricardo Rosselló indicó que la decisión es consecuencia del “paso de los huracanes Irma y María, y el nuevo plan de transformación para la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE)”.

Rosselló Nevares explicó que la realidad fiscal y las nuevas metas de reducción en el costo energético obligaron reevaluar este proyecto que había sido respaldado por pasadas administraciones.

“Este proyecto dejó de ser compatible con las metas y la nueva realidad de Puerto Rico por lo que ya no será parte de los objetivos de transformación de la AEE”, sentenció el gobernador.

Green, por su parte, subrayó que “es desafortunada la decisión porque surge después de la inversión de más de $20 millones y siete años de trabajo continuo de desarrollo donde se ha confirmado, por cada agencia revisora, incluyendo la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA) y la Junta de Calidad Ambiental (JCA), que el proyecto cumple con los más altos estándares ambientales. Pero, sobre todo, porque esta decisión ha sido tomada sin la transparencia ni la contribución por parte del equipo de trabajo del Proyecto”.

Añadió que la devastación dejada en Puerto Rico por los huracanes Irma y María, ocurridos ambos el pasado mes de septiembre, exacerba los problemas de manejo de desperdicios sólidos.

“La Planta brinda una necesaria capacidad de reciclaje y de manejo de desperdicios sólidos para el norte de Puerto Rico. Esta capacidad nueva ayudará a aliviar la continua crisis de disposición de basura provocada por la dependencia de vertederos que no cumplen con la más esencial reglamentación ambiental aplicable. Un sistema en el que 20 de los 27 vertederos están programados para cierre y donde las aguas superficiales y subterráneas están siendo contaminadas a diario, amenazando el suministro de agua potable de Puerto Rico”, sentenció.

Según Green, las consideraciones que llevaron al gobierno a tomar esta decisión “pueden ser atendidas con éxito” si se les brinda “una oportunidad sincera” de abordarlas de “manera abierta y colaborativa”.


💬Ver 0 comentarios