Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Según el líder de los Industriales, el Congreso no se quedará de brazos cruzados ante la situación en la AEE. (GFR Media) (archivo / gfrmedia)

La Asociación de Industriales de Puerto Rico (AIPR) aún no puede creer que la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) se haya quedado, de un día para otro, sin director ejecutivo y sin junta de gobierno, y teme que si el gobierno no soluciona pronto la situación, el gobierno federal podría entrar a hacerse cargo de la corporación pública.

“Lo que ocurrió ayer (antier) es insólito. No veíamos venir que (Walter) Higgins fuera a renunciar”, dijo Rodrigo Masses, presidente de la AIPR a este diario ayer, sorprendido todavía ante el anuncio repentino de la salida del director ejecutivo de la AEE. Y menos imaginó que apenas un día después, se daría la renuncia de cinco miembros de la junta de directores de dicha corporación pública, incluyendo a quien se convertiría mañana en el sucesor de Higgins, Rafael Díaz Granados.

“PREPA en su momento fue un componente importante del desarrollo económico. Poco a poco se fue debilitando y transicionó de ser un activo de Puerto Rico a ser un pasivo y uno de los responsables de la quiebra del país”, sostuvo Masses.

Para él, “los empleados unionados y los de carrera son los activos que le quedan a la corporación y los que nos han sacado de apuros, incluso después de María”.

La AIPR lamenta la salida de Higgins. La organización empresarial respaldó su nombramiento en su momento, por considerar que era un profesional con una gran experiencia y conocimiento. Masses está convencido de que su renuncia pudo haberse evitado y le echó la culpa a los consultores de la AEE, a los que prefirió no identificar.

“Los consultores ni siquiera pudieron preparar un contrato que cumpliera con la ley. Eso era salvable. Después de que se le vendió a Puerto Rico todas sus capacidades, ¿por qué no se atendió lo del salario? El grupo de consultores debió haber visto la ley y orientar a PREPA sobre el contrato”, manifestó el líder de los Industriales, quien opinó que “el pequeño error en el contrato desembocó en un problema de una magnitud mayor”.

El Congreso podría actuar

Ante este nuevo escenario, Masses entiende que el Congreso no se quedará cruzado de brazos y probablemente actuará asignando a una agencia federal para que se haga cargo de la AEE. Señaló que una alternativa que tendría el Congreso es quitarle el control a la agencia para dársela al Departamento de Energía Federal.

“Todo esto vino por un contrato que no estuvo de acuerdo a Derecho. Es una lástima que se haya disparado un efecto dominó que podría llegar a la federalización de la agencia. Y con lo caliente que está el tema, no dudaría que eso pase”.

No obstante, aclaró que la AIPR no favorece la federalización, aunque no le preocupa que eso suceda. “No nos gusta, pero no nos asusta. A nadie le gusta perder autonomía, habría que evaluar el proyecto. Lo que no se puede permitir es que sigamos pagando la energía a un costo irrazonable. Esta situación requiere de un suero de urgencia”, expresó.

Cuestionado sobre si la organización que preside cree que la AEE estaría mejor administrada por un ente federal, respondió que no necesariamente. “La federalización no está exenta de corrupción”, manifestó, al tiempo que dijo que “PREPA debe evolucionar a un modelo que sea seguro con el medio ambiente, donde el sector privado pueda cogenerar, trasbordar y las comunidades estén bien servidas. Debe convertirse en un factor de energía redundante”.

Este enumeró varios pasos que, a su juicio, el gobierno local debería dar de inmediato para intentar encarrilar a la AEE nuevamente. Entre ellas mencionó el nombrar a una Junta de Gobierno competente. “El nombramiento de la junta se debe atender con mucho cuidado”, afirmó, y sugirió tres nombres para conformarla. Estos son: Tomás Torres Placa, ingeniero y director ejecutivo del Instituto de Competitividad y Sostenibilidad Energética (ICSE); Noel Zamot, oficial de Transformación para la AEE, y Ralph Kreil Rivera. Este último es expresidente del Colegio de Ingenieros y Agrimensores y fue nombrado antier en la tarde por el gobernador como vicepresidente de la Junta de Gobierno de la AEE.

Asimismo, recomendó que se fortalezca con premura la Comisión de Energía y se le pongan garras. Hay que nombrar el personal a los puestos vacantes y asignarle más presupuesto a la entidad. Esta comisión sería, según él, el único representante “digno” de Puerto Rico con el poder y el peritaje para argumentar los aspectos legales, en caso de una federalización de la AEE.

Aun cuando el Departamento de Energía federal no llegue a asumir el control de la corporación pública, el entrevistado insistió en que la Comisión de Energía tiene que tener los recursos para fiscalizar el proceso de transición de la AEE.

Por último, señaló que todos los contratos de consultoría en el gobierno deberían estar sujetos a la competencia. “Cuando contratas a alguien sin un proceso de competencia, estás arriesgándote a hacer una decisión incorrecta”, expresó.


💬Ver 0 comentarios