Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Mario Marazzi, presidente del Instituto de Estadísticas de Puerto Rico, instó a todas las agencias, corporaciones públicas y municipios a hacer uso de la plataforma transparenciafinanciera.pr. (semisquare-x3)
Mario Marazzi, presidente del Instituto de Estadísticas de Puerto Rico, instó a todas las agencias, corporaciones públicas y municipios a hacer uso de la plataforma transparenciafinanciera.pr. (Luis Alcalá del Olmo)

El Municipio de Toa Baja se convertirá en el primer ayuntamiento en proveer total acceso a la ciudadanía a su chequera municipal.

A través de un acuerdo colaborativo que firmó hoy con el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico para integrarse a su plataforma de transparencia financiera, la administración del alcalde Bernardo “Betito” Márquez García divulgará, a partir del año fiscal que inicia en julio próximo, todas sus transacciones, evaluaciones de ingresos, costos y beneficios, permitiendo al público la fiscalización de toda su actividad financiera.

“Entiendo que es el paso correcto. Pienso que la responsabilidad de administrar los municipios es compartida con el pueblo, y el pueblo tiene que tener la información para que sea un fiscalizador de qué se hace con sus recursos”, indicó a este medio Márquez García.

El director ejecutivo del Instituto de Estadísticas de Puerto Rico, Mario Marazzi, explicó que la agencia autónoma ofrece la plataforma www.transparenciafinanciera.pr de forma gratuita desde su lanzamiento en el 2015, y hasta el momento, solo el propio Instituto de Estadísticas mantiene abiertos sus libros junto con el Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP), que figura como la única agencia que ha seguido el ejemplo.

“(Toa Baja) es el primer municipio en dar el paso adelante para proveer información sumamente detallada de sus finanzas… Toa Baja está verdaderamente abriendo sus libros, aquí se va a hacer porque la plataforma lo exige”, sostuvo Marazzi.

“La plataforma requiere un nivel de divulgación que, definitivamente, tiene que ser alguien con valentía, que no tiene nada que esconder”, añadió Marazzi en un aparte con este medio.

Marazzi instó a todas las agencias, corporaciones públicas y municipios a hacer uso de la plataforma. En momentos de crisis fiscal, destacó, la herramienta se vuelve aún más útil para dar constancia de cómo se están usando los fondos públicos a nivel central y municipal, y también para recuperar la credibilidad de Puerto Rico ante los mercados financieros, y “darle una buena despedida a la Junta de Supervisión Fiscal”.

“Lo único que necesitamos es que en nuestro país tengamos la voluntad política para implantar lo que ya tecnológicamente existe”, dijo. Desde hace varios años, el sistema -llamado Socrata- es utilizado en diversas jurisdicciones como Masachussetts, California y las Islas Vírgenes. 

A la par, en la Legislatura, podría bajar a discusión esta semana el Proyecto del Senado 236, para crear la “Ley de Datos Abiertos del Gobierno de Puerto Rico”, que establecería como política pública el libre acceso a los datos que se originen, conserven o reciban por los organismos gubernamentales, para que puedan utilizarse y reutilizarse libremente. 

Por su parte, la directora ejecutiva de Espacios Abiertos, Cecille Blondet, coincidió en que la movida de Toa Baja se concreta como “un momento histórico”. A la par, instó a que el gobierno completo haga pública la información proactivamente, sin que la ciudadanía tenga que pedir la información, hacer fila, escribir cartas, pagar copias, y mucho menos, tener que recurrir a los tribunales.

“Esto es un derecho constitucional que así lo reconoció el Tribunal Supremo hace 36 años, y todavía hoy tenemos que ir a los tribunales para hacer efectivo ese derecho… Queremos saber dónde está nuestro dinero, a dónde va. Eso es transparencia, eso es rendición de cuentas, eso es participación ciudadana. Sin información, no tenemos manera de participar”, expresó Blondet.

Combatir la corrupción desde la ciudadanía

Marazzi comenzó su alocución haciendo hincapié en que, cuando se niega la transparencia, lo que más se afecta es el bolsillo del ciudadano privado, debido a que los fondos públicos que se derivan de las contribuciones sobre ingresos y los impuestos que paga la ciudadanía, puede ser objeto de despilfarro y corrupción.

“La falta de transparencia es el mejor caldo de cultivo de la corrupción, y la luz solar -o la transparencia-, es el mejor desinfectante”, pronunció Marazzi en la conferencia de prensa celebrada en la Cooperativa Abraham Rosa del barrio Pájaros en Toa Baja.

El Instituto también adiestrará al personal municipal en el uso de la plataforma electrónica, y en el manejo y envío de la información necesaria, a la vez que ofrecerá asistencia, asesoría y colaboración en la preparación de un plan de trabajo para la implantación del proyecto de Gobierno Abierto en Toa Baja.

“Los gobiernos no tienen los recursos para auditar toda la información. Esto permitirá que los auditores externos nos ayuden a encontrar las fallas en nuestros datos, (a identificar) la corrupción. Los informes de auditoría (de la Oficina del Contralor) toman tanto tiempo que cuando salen ya caso no se puede hacer nada para recuperar el dinero… Esa misma reflexión nos lleva a que pongamos los datos disponibles”, subrayó Marazzi.

A su vez, la Fundación Agenda Ciudadana se unirá al esfuerzo por educar a la ciudadanía toabajeña con las destrezas necesarias para fiscalizar la información disponible y utilizarla en el ejercicio democrático. Márquez García hizo hincapié en este proceso educativo, e indicó a este medio que una segunda fase del proyecto sería la búsqueda de presupuestos participativos.

“En mi carácter personal, pienso que hace tiempo teníamos que trabajar en este tipo de inicaitivas… Esto va a permitir que los alcaldes nos veamos obligados a rendir cuentas colectivas… Aquí tiene que haber participación activa ciudadana. La responsabilidad es compartida”, finiquitó el ejecutivo municipal.


💬Ver 0 comentarios