Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Un niño de nueve años apareció muerto ayer en la tarde en su casa en un barrio de Aguas Buenas, en la carretera 792, según informó la Policía.

El suceso se reportó poco antes de las 5:00 de la tarde, y anoche agentes del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de Caguas, de la Fiscalía y del Instituto de Ciencias Forenses se encontraban en la escena.

“Todo está aún bajo investigación”, dijo a El Nuevo Día el comandante William Ruiz, director de Investigaciones Criminales de la región de Caguas.

“Preliminarmente no estamos descartando que pueda tratarse de un incidente desgraciado”, dijo Ruiz. Añadió que el teniente Carlos Cruz, director de Homicidios del CIC estaba en la escena supervisando la pesquisa.

Según la investigación inicial, el menor se trepó sobre un objeto y se asomó por las celosías de una ventana. Se indicó que el niño resbaló y su cabeza quedó pillada entre las celosías de la ventana, lo que le causó la muerte.

“La escena no es compatible con un suicidio”, dijo una fuente de la Policía que pidió que no se le identificara. Se indicó que el menor estaba solo en la casa cuando ocurrió la desgracia.

Por otro lado, una bebé de un año permanecía en observación en el hospital Menonita de Barranquitas, tras salir de un carro en movimiento en una accidente ocurrido en el kilómetro 1.2 de la carretera PR-770 del barrio Palo Hincado en Barranquitas.

Ayer todavía no había una explicación clara de cómo la bebé de algún modo se quitó el cinturón de seguridad en su asiento protector, abrió una de las puertas traseras del vehículo de su madre y se lanzó del carro.

La criatura sólo sufrió laceraciones en la cabeza, un antebrazo y los hombros.

“No se sabe cómo salió del asiento protector. No es normal que eso pase”, dijo el agente.

Rivera comentó que la madre de la criatura, Mirka Delgado Tirado, residente en la urbanización Paseo Torrealta de Barranquitas, dijo que justo cuando se percató de la acción de su hija, la llevó al hospital.

“Ella (la madre que conducía el vehículo) iba bien lento. Sino hubiera sido distinto”, dijo Rivera.

El agente señaló que la madre no tenía licencia de conducir, por lo que será citada próximamente para su procesamiento por esa falta.

Añadió que alertaron a Emergencias Sociales del Departamento de la Familia (DF). Según la titular de Familia, Yanitisia Irizarry, investigan el caso como posible negligencia.

Indicó que ya los investigadores del DF comenzaron la pesquisa ya que de antemano surgen interrogantes en cuando a la versión de la madre.

“No es usual que un menor pueda manejar un asiento protector así y salirse”, dijo Irizarry.

Mientras, el DF, en conjunto con la Policía, también investiga la muerte de una niña de dos años que se ahogó el domingo en la playa Combate en Cabo Rojo. Según el informe del caso, Rousmarline Valdés García, de 22 años, recogía sus pertenencias de la playa y se percató de que la menor no estaba con los niños que jugaban con ella. Al no encontrar a su hija acudió a un cuartel cercano. Al regresar, la menor fue hallada flotando en la playa.

La criatura fue llevada al Centro de Tratamiento de Cabo Rojo donde el personal médico de turno certificó su muerte. La menor era hija del agente de la Policía, Carlos Genaro Díaz, quien estaba destacado en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Mayagüez.


💬Ver 0 comentarios