Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La expedición y vigilia de mañana lunes en el área cercana a la antigua central azucarera del barrio Ensenada en Guánica será un ensayo para la captura de la llamada gárgola, adelantó Reinaldo Ríos, organizador de la actividad.

Ríos invitó esta semana a José 'Chemo' Soto para que participara en la expedición, invitación que el Alcalde de Canóvanas aceptó con entusiasmo.

'Chemo' es conocido tanto en Puerto Rico como internacionalmente por sus expediciones para buscar al chupacabras, mítica criatura que a través de los años ha matado a innumerables animales en la Isla, pero en particular en Canóvanas.

“Vamos a investigar ese revolú. Un grupo de ocho a diez personas”, dijo Soto en entrevista con El Nuevo Día. Añadió que el grupo que viajará mañana lunes a Guánica tiene experiencia en la búsqueda del chupacabras y usarán camuflaje durante la expedición.

Por su parte, Ríos explicó que la vigilia iniciará a las 8:00 p.m., momento en que dará una breve charla sobre los avistamientos e historias de testigos del fenómeno y presentará a agentes de la Policía que han tomado querellas de personas que han visto a la llamada gárgola.

Ríos, investigador de fenómenos extraños y de Objetos Voladores no Identificados (Ovnis), instó a las personas que han visto a lo que describen como la gárgola a acudir a la vigilia.

Explicó que la ruta de la búsqueda de la gárgola en las ruinas de la central se coordinará con 'Chemo' Soto y que a la instalación entrará el Alcalde de Canóvanas con las personas que designe, policías que investigaron querellas y él (Ríos) como organizador e investigador.

Las personas que vayan a la vigilia permanecerán en la entrada de la central recibiendo una orientación sobre la misteriosa criatura.

Ser grotesco

La gárgola es una extraña criatura con alas parecidas a las de un murciélago que según vecinos de Guánica ataca a animales en la oscuridad de la noche y le chupa la sangre, lo que le da cierto parecido al mítico chupacabras.

En testimonios que ha recopilado y de su propia experiencia, Ríos describe a la gárgola como un ser grotesco con alas que sale en la noche o en la madrugada, por lo que hay pocos avistamientos. La criatura ataca a animales sanos, a diferencia de un depredador que busca primero a un animal enfermo o débil.

Aunque por años se han reportado avistamientos en Guánica así como en Lajas y San Germán, no fue sino hasta recientemente que la información de estos incidentes se reseñó ampliamente en los medios de comunicación.

En entrevista con El Nuevo Día en agosto pasado, el agente de la Policía, Miguel Negrón, señaló que no había visto a lo que popularmente denominan como la gárgola, pero un par de meses antes, mientras patrullaba junto a otro agente por la zona de la antigua central Guánica, escuchó aleteos bien fuertes, como si algo se impulsara para volar desde el techo de zinc de una grúa de la central.

El agente Negrón indicó que algunas personas describen a la gárgola como un ave bien grande, que emite un olor a azufre o podrido y que se alimenta de animales vivos, como perros, gatos y caballos, entre otros, a los que chupa la sangre y deja secos.

Dijo que una persona que presuntamente ha avistado a la gárgola en más de una ocasión señala que el animal ha crecido con el tiempo y que ahora mide unos cinco pies. Algunos afirman que la criatura tiene ojos colorados, como si brotara fuego de ellos.


💬Ver 0 comentarios