(horizontal-x3)
El alcalde de Guaynabo, Ángel Pérez (der.) recibe a Gabriel Belyeu (a su lado) y otras representantes de la organización Samaritan’s Purse, tras llegar en helicóptero para ayudar en una iniciativa para arreglar viviendas que todavía tengan toldos azules. (Alex Figueroa Cancel)

Algunas de las cientos de familias que todavía viven bajo toldos en Guaynabo se beneficiarán de la asistencia de la organización “La Cartera del Samaritano” (Samaritan’s Purse) que ayudará en la reconstrucción de hogares afectados por el huracán María.

Después de meses distribuyendo asistencia ante la emergencia, representantes de la entidad con sede en Carolina del Norte regresaron ayer a Guaynabo para iniciar la coordinación de reparaciones a través de las congregaciones de varias iglesias locales.

El alcalde de Guaynabo, Ángel Pérez, explicó que la organización costeará todas las obras, que se llevarán a cabo a través de contratistas locales que serán buscados por miembros de las congregaciones voluntarios que también identificarán las casas necesitadas.

El director de Manejo de Viviendas de “La Cartera del Samaritano”, Gabriel Belyeu, reunió a un grupo de personas en una de las iglesias de Guaynabo para detallar el proceso y la forma en que se repararán las viviendas.

Informó que la prioridad será arreglar hogares donde vivan ancianos, personas encamadas o discapacitados, de extrema pobreza y de padres o madres solteras que estén criando a menores de edad.

“Ellos hacen la evaluación, traen los materiales y costean la mano de obra”, explicó Pérez. “Es una organización sin fines de lucro que recibe donativos y ‘grants’ federales, y esos fondos los usan alrededor del mundo en ciudades que hayan sufrido algún tipo de desastre”.

El funcionario señaló que el Municipio ha estado realizando reparaciones con sus brigadas, pero destacó que las limitaciones fiscales del sector gubernamental en esta asistencia han sido atendidas por organizaciones sin fines de lucro, como las iglesias.

Pérez señaló que en Guaynabo todavía hay cerca de 300 hogares con toldos azules desde el huracán María.

“Lamentablemente, los fondos que muchas de estas familias han recibido de FEMA (Agencia Federal para el Manejo de Emergencias) no ha sido suficientes para reparar sus hogares”, destacó el alcalde, al recordar que también a muchos les han denegado las ayudas por no contar con la documentación que exige esa agencia federal.

“A muchas de estas familias les digo que usen esos fondos para mano de obra, porque a mí se me hace más fácil proveerles materiales”, añadió.

El personal de “La Cartera del Samaritano” no pudo conceder entrevistas a los medios de prensa por no tener una autorización de las oficinas centrales, pero al dirigirse a la congregación, Belyeu pidió que cada voluntario identifique tres hogares cercanos uno del otro en sus comunidades para que las trabaje un mismo contratista.

Señaló que en Arecibo un pastor ya identificó 12 casasque están siendo reparadas por cuatro contratistas.

“Esto no les va a costar dinero. Solo les estamos pidiendo su tiempo”, indicó Belyeu.

Durante el periodo de emergencia después del huracán, “La Cartera del Samaritano” utilizó su avión y helicópteros privados para importar y distribuir casi 2,000 generadores, 75,000 toldos, 34,000 cajas de comida en conjunto con FEMA, 6,000 lámparas solares, 24,000 filtros de agua.


💬Ver 0 comentarios