La Unión Nacional de Educadores y Trabajadores de la Educación (UNETE) mantiene su firme oposición a los cierres de escuelas públicas en Puerto Rico.

La Unión Nacional de Educadores y Trabajadores de la Educación (UNETE) denunció hoy que el Departamento de Educación (DE) sigue un proceso “arbitrario” para la reubicación de maestros que ha dejado prácticamente en el limbo a cientos de maestros.

El presidente de UNETE, Emilio Nieves, indicó en conferencia de prensa que han recibido cientos de llamadas de profesores quejándose de que fueron trasladados a escuelas lejanas de su lugar de residencia y a otros les ha llegado la notificación de que “fueron escogidos para un proyecto especial de la secretaria de Educación”, Julia Keleher.

Señaló que esta situación ha afectado especialmente a muchos maestros de bellas artes, artes visuales y música, a quienes sospechan que ordenarán a recertificarse en otras materias “con el peligro de que si no lo hacen serán despedidos como establece la nueva Ley 85”.

“Esto deja en la incertidumbre a cientos o miles de maestros en julio, cuando en el pasado ya se sabía en mayo donde iban a estar los maestros permanentes y solo faltaba nombrar los transitorios”, expuso Nieves.

Denunció, asimismo, que “el DE ha eliminado cualquier foro apelativo, así que hemos creado un documento para que los maestros impugnen su traslado directo a la secretaria de Educación para completar el proceso administrativo y de no ser atendido, podamos ir directo a los tribunales”.

Nieves, además, calificó como un fracaso que un 93% de los estudiantes se matricularan por Internet, pues “antes, para mayo había un 100%”.

Mientras, Liza M. Fournier, secretaria de Organización de UNETE y maestra de inglés, dijo que el proceso de matrícula ha provocado “escuelas hacinadas” y selección de estudiantes para kinder que no cumplen con los requisitos de edad.

Fournier también dijo que en el caso de los maestros, han recibido llamadas de algunos que se les movió de escuela pese a que en la que estaban todavía había plazas disponibles, mientras que les han llegado otros que han sido trasladados a un plantel donde no había vacantes.

“Todo esto ha demostrado que ha sido un fracaso y vamos a enfrentarnos al inicio escolar más desastroso”, afirmó Fournier.

Por su parte, Nehmías García Rolón, quien es miembro de UNETE y maestro de segundo grado, indicó que desde principios de año solicitó un cambio de región educativa y no ha recibido contestación.

De todas formas, tuvo que someterse al proceso de seleccionar una escuela en la actual región porque el plantel donde trabajaba será cerrado, pero la contestación que recibió fue irá a su tercera opción, sin explicación de qué había sucedido con las primeras dos alternativas que había escogido.

“También hay que señalar que ningún maestro de Educación Especial de escuelas cerradasha sido reubicado”, dijo García Rolón.

“Si son 265 escuelas que van a cerrar, a razón de uno a dos (maestros de Educación Especial) por escuela, pues estamos hablando de sobre 600 maestros, sin contar los de salón contenido”, agregó.

Reacciona a decisión del Supremo

Nieves también dijo que la oposición de la organización a los cierres de escuelas no se detendrá con la decisión del Tribunal Supremo, que avaló ayer el cierre de las escuelas según ordenado por el DE.

Señaló que, además de las manifestaciones, hasta el momento está en pie una demanda que sometieron con argumentos diferentes a los que resolvió al Supremo.

“No hay duda que corrieron”, dijo Nieves, cuando le preguntaron su parecer sobre la decisión que se conoció después de que la Comisión de Derechos Civiles publicara un informe que recomendaba una moratoria de un año para los cierres de escuelas debido a que el proceso había afectado el derecho a la educación de los estudiantes.

“Tenían que insertarse en la discusión pública con una decisión que opaca el informe, que es tan contundente en términos de los errores y las violaciones a los derechos”, afirmó.


💬Ver 0 comentarios