Los soldados puertorriqueños, antes de salir de la isla, hablan de sus experiencias y la reacción de sus familias ante su partida comenzando el año 2019.

Un grupo de soldados puertorriqueños partió hoy, martes, hacia Afganistán donde estarán destacados en labores de logística durante parte de este 2019 que apenas comienza. 

La general Dustin A. Shultz explicó que el grupo -de cerca de 50 soldados- pertenece a una de las divisiones de comando y control de la Brigada 166 de la reserva del Ejército de Estados Unidos en Puerto Rico. Una vez en el teatro de operaciones, los militares estarán a cargo de proveerle a las tropas los recursos que necesiten, como agua, comida y petróleo.

Se espera que el grupo llegue a Afganistán en unas cuatro semanas. Mientras, su destaque podría extenderse entre seis meses a un año. “Ustedes representan lo mejor de nosotros, representan lo extraordinario…quiero que traten a toda persona que vean con dignidad y respeto y que cumplan con los valores militares”, expresó Shultz antes de la partida.

Fue poco después del mediodía que los soldados abordaron un vuelo que los llevaría a una base militar en los Estados Unidos donde recibirán un entrenamiento adicional. Posteriormente, llegarían a Afganistán. “Recuerden que no sabemos cuándo tienen un problema, recuerden que son parte de un equipo y que está bien estar roto, vamos a ayudarlos.  Pueden hacer grandes cosas juntos”, señaló Shultz en referencia  a que el comando estará pendiente para asistirlos en caso de algún problema.

Actualmente, de los 5,000 miembros de la reserva del Ejército de Estados Unidos en la Isla, cerca de 500 soldados permanecen destacados en diferentes misiones, algunas de estas en Polonia, Afganistán, Cuba y Centro América.

El sargento Ángel Luis Bernard Rivera, de 31 años y natural de Aguas Buenas, fue uno de los que fue desplegado hoy. A pesar de que se trata de su tercera misión en los 12 años que lleva enlistado, la nostalgia de despedirse de los suyos siempre resulta igual de difícil, especialmente cuando se trata de dejar atrás a su esposa y sus dos hijos, un varón y una niña.

Siempre es un poco fuerte dejar la familia atrás…pero, estoy totalmente confiado en mi grupo de trabajo. La reserva de Puerto Rico siempre ha sido bien 'straight'(recta) con el training. Estoy totalmente confiado con el entrenamiento que hemos recibido y que la misión que vamos a tener va a ser exitosa”, señaló Bernard Rivera, quien ya haestado destacado en Afganistán y en Guantánamo, Cuba.

“La primera vez fue la más duraporque dejé a mi hijo con seis meses de nacido, pero son cosas que ya uno está acostumbrado…ellos nos entienden de la misma manera y cuando me ven por cámara ya es suficiente para ellos”, recordó. 

“Cada vez es un reto más difícil…cada ambiente es diferente, así que tan pronto lleguemos allí ya veremos cómo van a ser los retos y cómo vamos a trabajar con ellos”, agregó Bernard Rivera.  

Contrario a Bernard Rivera para Ashley Rodríguez, de 24 años y natural de Caguas, arrancó el año con su primera misión. “Hubo miedo, tristeza, felicidad, de todo…todos lloraron”, señaló la joven sobre lo que fue la despedida del 2018.

Vamos a trabajar mucho, vamos a trabajar con gente extranjera que, obviamente, tenemos que conocer, así que se trata de adaptarnos, eso es todo”, compartió, quien recordó como todo cambió cuando le dieron la noticia de que sería enviada hacia el Medio Oriente.


💬Ver 0 comentarios