Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

En la misma oficina que ha ocupado por casi 30 de sus 35 años en la legislatura y rodeado de artesanías como hachas, su símbolo y el de la gente de su pueblo Cabo Rojo, Antonio Fas Alzamora se apresta a convertirse en el legislador que más tiempo lleva en la legislatura de Puerto Rico.

Aunque al lograr revalidar a un décimo término “me quedaría solo con el récord” que hoy comparte con el fallecido líder estadista Leopoldo Figueroa, el expresidente del Senado dice que su deseo es continuar sirviendo el pueblo. De hecho, a sus 62 años actualmente ni cobra como legislador, sino que vive de su pensión.

Durante la entrevista con El Nuevo Día, el también abuelo de 5 nietos habla de cómo ve la legislatura de hoy, de sus experiencias con Luis Muñoz Marín y lo que opina del actual presidente Thomas Rivera Schatz.

Dicen que todo tiempo pasado fue mejor, ¿cómo usted compara el trabajo legislativo cuando comenzó en 1976 con el de hoy?

“Lo que hace distinto esos tiempos es la calidad de la legislación que se producía porque había muchas cosas importantes que hacer, ya ahora mismo en Puerto Rico hay demasiadas cosas legisladas. Pero principalmente el compañerismo y el respeto entre los compañeros, había una calidad de personas que hoy día en Puerto Rico son admirados y reconocidos. Hoy hay demasiada ofensa personal, no es que antes no las hubiera, es que había disculpa, la orden del día es el atropello personal incluso entre el mismo partido. Eso deteriora la imagen del legislador porque el ejemplo que recibe el pueblo no es el mejor”.

¿A qué usted atribuye que la conducta del legislador de hoy sea diferente a la del pasado?

“Tiene mucho que ver que el pueblo recibe el impacto de candidatos a la legislatura que son producto de los medios en término de agencias de publicidad y de mercadeo”.

Hay quien dice que la ley de legislador de tiempo completo impide que personas de gran talento laboren en la legislatura porque tendrían que dejar su profesión.

“Al hacerlo a tiempo completo saca a gente de su práctica, no hay duda, es una de las desventajas de ese sistema, que muchas personas se postulan porque no ganarían en la vida privada lo que se ganan en la Legislatura, y muchos quieren venir a la Legislatura porque ven esto como una forma de mejorar su remuneración. Ambos sistemas tienen sus desventajas y beneficios, pero si tuviera que dedicidir me decidiría por el actual dado el caso de que hay demasiada tentación de aprobar legislación para favorecer al grupo al que pertenecen”.

¿Cuáles son sus principales logros legislativos?

“Mi principal logro es haber estado en una posición donde ha sido señalada y procesada tanta gente y yo poder demostrar que no importa las tentaciones he sabido comportarme como aprendí en mí hogar, como una persona honesta y dedicada al trabajo”.

Si lo tomamos en legislación, te podría decir legislación a favor del deporte como la autonomía deportiva y la ley que permitió financiar parte de los Juegos Centroamericanos en Mayagüez, de obras de infraestructura porque creo que no hay municipio en la Isla que se haya beneficiado de alguna facilidad recreativa que yo haya conseguido fondos para su realización, de justicia social como la ley para regular los barrilitos”.

¿Qué usted le respondería a los que dicen ‘ah, él lleva tantos años ahí porque es un buen sueldo’?

“Fíjate, solamente los que no me conocen dirían eso porque yo vengo, por el esfuerzo de mi padre y mi abuelo, de una familia acomodada. Eran ganaderos y luego agricultores. Luego cuando ellos fallecieron yo tuve una buena herencia, como ejemplo, yo desde diciembre de 2008 estoy pensionado y no recibo sueldo. Nunca he visto este trabajo como una mejoría económica, yo pude haber progresado mucho más con mi herencia y mi profesión de abogado”.

Hay mucha controversia con el actual senado, cómo expresidente, ¿qué le parece la forma en que Thomas Rivera Schatz maneja la presidencia?

“Ha tenido sus aciertos y desaciertos. No me gusta entrar en comparaciones porque su estilo es distinto al mío. El de él es más de confrontación y el mío es de diplomacía. Al electorado que le gusta la confrontación lo prefieren a él que a mí, el que prefiere a figuras diplomáticas y de más tranquilidad se identifican conmigo. Como presidente uno de mis logros fue la conferencia Paz por la Paz donde hubo siete premios Nobel de la Paz, con Rigoberta Menchú, Oscar Arias, Ernesto Sabato, Deepack Choprah, Ricky Martin, ahí comenzó su fundación.

Yo le recomendaría que piense un poco antes de tomar posiciones verbales contra otras personas, en ocasiones es fuerte en su expresión. En la mayoría de ellas, si lo piensa dos veces no las diría”.

En términos de fiscalización hay quien diga, que este Senado ha estado cerrando gradas, atacando periodistas, permitiendo agresiones a manifestantes, ¿dónde ha estado Tony Fas Alzamora censurando esa posición?

“Yo he estado censurando, pero no todos los medios cubren a uno. Hay otros compañeros que ocupan unas posiciones de liderato como portavoz y portavoz alterno que representan a uno en este reclamo. Como veterano he permitido que otros compañeros de delegación tengan su espacio y eso no me excluye de ser solidario con ellos en la fiscalización. Pero para darte un ejemplo de fiscalización no ha habido un legislador más opuesto al gasoducto que yo”.

El que le hayan puesto a un teatro su nombre, ¿no fue para silenciarlo?

“No, para nada. Los que conocen mi trayectoria saben que a mí no me silencian con nada”.

¿Vuelve a la Legislatura, no considera la alcaldía de Cabo Rojo?

“Vuelvo a la Legislatura, ni la gobernación ni la alcaldía han estado en mis planes porque son posiciones ejecutivas. A mí me gusta el trabajo legislativo de cuerpo colegiado. La alcaldía te limita a un municipio y ya me acostumbré a servir a todo el País. Siempre, todos los cuatrienios hay movimientos de pueblo para que yo me postulara. Pero siento que mis servicios deben estar en ayudar a todo el país”.

Usted compartió con Muñoz Marín, ¿cómo lo compara con el resto de los gobernadores de años recientes?

“Es la figura no familiar que más yo he admirado. No sería justo compararlo con ningún otro gobernador. Yo conozco a Muñoz como gobernador por la historia. Yo nací el mismo noviembre que él llegó a la gobernación, después tuve oportunidad de compartir con él como joven, lo llevé a la cueva del pirata Cofresí en Cabo Rojo, ahí él me dice que en vez de mi foto use el hacha. Yo le cogí el consejo a medias, uso mi foto y el hacha. Cuando él estuvo en Roma tuvimos comunicación epistolar, y como representante a la Cámara lo visitaba en su residencia en Trujillo Alto, y sus últimos dos años compartí con él como miembro de la Junta de Gobierno del Partido Popular. Ahí él me cogió mucho cariño y tuve el gratísimo honor de que me invitara a su casa como en 15 ocasiones y hablamos de muchas cosas. Ya el último año compartí con él, tartamudeaba porque le había dado un derrame, tenía un gran sentido del humor y era profundo en su pensamiento”.

¿Por qué el hacha?

“Es que a los de Cabo Rojo nos llaman los mataconhacha. Resulta que en los 1700 los holandeses y aguadeños invadieron Cabo Rojo para conquistar sus salinas, que con sus 500 años es la industria más antigua de Puerto Rico. Los caborrojeños resistieron el ataque en la playa que hoy se llama, por ese hecho, El Combate, atacándolos con hachas. De ahí el apodo”.


💬Ver 0 comentarios