FEMA le denegó la ayuda la primera vez, pero luego de otro intento le aprobaron el dinero. Ahora espera encontrar los trabajadores para que le ayuden a terminar su hogar.

Por Cesiach López Maldonado / Especial El Nuevo Día

Naranjito - A Nicodemus Cuevas Matos, un veterano de guerra, le ha tocado enfrentar una dura prueba a sus 80 años. Cuando ya casi había cumplido con sus misiones en la vida, el huracán María le complicó los días, devolviéndolo a un campo de batalla en el que tiene que pelear con todas sus fuerzas para lograr la ayuda federal que le permita reconstruir su residencia, que fue destruida por el ciclón.

Desde el 20 de septiembre pasado, Cuevas Matos y su esposa Anélida Díaz Sánchez, de 79 años, viven refugiados en un pequeño cuarto en la primera planta de lo que quedó de su casa de madera, en el barrio Anones, sector La Sierra, en Naranjito.

“La casita mía se fue completa y solo nos quedó el baño. Pasamos el huracán en este cuartito que había construido abajo en la casa y vi cuando cayó completa (la casa). Desde ese día, vivimos en este cuartito que tiene baño, pero no tenemos fregadero, nos mojamos y todo tiene hongo. Me siento bastante agotado, pero yo soy veterano, y aprendí a sobrevivir. Pero mi esposa no, y esa es la que está desesperada”, relató el octogenario.

En su batalla por recuperar lo que el destino y la naturaleza les arrebató, Cuevas Matos solicitó ayuda de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA). Tras demoras y múltiples procesos, recibió un pago de $2,800, dinero con el que la agencia pretendía que la pareja de adultos mayores alquilara una vivienda y reparara la que fue destrozada por el ciclón.

“En ese momento, pensé que ese dinero no me iba a dar ni para poner la luz porque aquí se fue todo el sistema, pero siempre tuve esperanza. Nunca la perdí. Entonces, apelé la decisión y ese proceso fue peor porque me pidieron tantos papeles, eso era ‘trae este papel, trae este otro, vamos a esperar’. Lo último que me dijeron fue que no se habían podido comunicar con el contratista que me había hecho el estimado de la casa. Entonces, fui yo mismo donde el contratista, y le dije lo que pasaba, y ambos llamamos allá (a FEMA). Después, me dijeron que no tenía escritura de la casa y, es cierto, no la tengo porque aquí las casas son de familia extendida”, relató agobiado el veterano, quien nunca se quedó de brazos cruzados.

En medio de este proceso burocrático, que mantiene a la isla en espera de su reconstrucción a 10 meses del paso del huracán, Cuevas Matos decidió hacer un préstamos para asegurarse de que tendría un monto razonable para reconstruir su casa, pues sus esperanzas estaban comenzando a desvanecerse.

“Apelé, pero como no me solucionaban nada, solicité un préstamo de Small Business Administration y me lo aprobaron. Pero me siguieron pidiendo papeles que no tenía porque yo solo contaba con la declaración de herederos. Así me fueron bajando la cantidad que me iba a pagar porque me pidieron la firma de mis hermanos, y ellos no me la quisieron dar. Hasta que por fin me bajaron a $25,000, y ahí me los mandaron”.

Luego de tantas gestiones, entre las ayudas de FEMA y el préstamo aprobado, esta pareja recibió un total de $48,000 y, aunque no saben si pueden terminar su casa con esa suma, al menos están tranquilos porque pronto comenzarán a ver levantase las paredes que un día vieron caer. Esta vez, construirán una residencia más segura por lo que ya compraron los bloques que harán de su casa una más resistente.

Sin embargo, la espera no cesa y ahora les toca aguardar hasta que algún contratista pueda comenzar las labores en su propiedad. Además, están a la espera de que el Programa Tu Hogar Renace llegue como les prometieron.

“Los contratistas están muy ocupados, estoy comprando el material para cuando aparezca alguien poder estar ‘ready’. Además, estoy esperando hace siete semanas a los de Tu Hogar Renace porque me dijeron que venían y aquí sigo esperándolos”, explicó el octogenario.

Cuevas Matos también necesita que el Municipio de Naranjito le ayude a sacar los escombros de su finca, ya que fue a solicitar el servicio, pero le dijeron que el contrato había terminado.


💬Ver 0 comentarios