(semisquare-x3)
(GFR Media)

Las negociaciones de convenio colectivo entre la Universidad de Puerto Rico (UPR) y la Hermandad de Empleados Exentos no Docentes (Heend) se complicaron hoy luego que la administración universitaria propusiera la eliminación de todas las exenciones en los costos de matrícula que hasta ahora reciben los miembros del sindicato, sus hijos y cónyuges.

La propuesta, de la cual este diario obtuvo copia, fue presentada durante la primera reunión entre los comités negociadores de la universidad del Estado y del sindicato ante un mediador del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos. Previo a esta reunión, el último encuentro para negociar el convenio colectivo fue el 27 de noviembre.

“Se eliminan las exenciones para el pago de matrícula para empleados y sus familiares, pues toda y cualquier asistencia económica debe ser sobre una base de necesidad económica”, lee el documento entregado a los representantes de la Heend.

El futuro de las exenciones de matrícula ha sido un tema espinoso en el sistema universitario desde que la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) estableció que estas ayudas económicas para estudiantes se tenían que eliminar para poder aumentar los recursos económicos de la institución. De acuerdo con el organismo fiscal, solo se mantendrían las exenciones de matrícula para los estudiantes de honor y los veteranos, y se podría otorgar ayudas económicas a alumnos basados en necesidad económica.

En verano, la Junta de Gobierno de la UPR rechazó eliminar estas ayudas. El cuerpo rector estableció que la institución podía otorgar el 50% de las exenciones de matrícula y aprobó una certificación a estos fines, la cual aplicó a los empleados de la Heend.

A inicios del semestre académico, la Heend y la UPR estuvieron a punto de firmar el nuevo convenio colectivo, pues se habían terminado de negociar todos los artículos del documento. No obstante, ambas partes regresaran a la mesa de negociación el 13 de noviembre.

“Las previas negociaciones no contemplaron los ajustes requeridos por la Junta de Supervisión Fiscal ni lo dispuesto en el Plan Fiscal aprobado por la Junta de Gobierno”, recordó la administración universitaria mediante un comunicado de prensa.

La semana pasada, la matrícula de la Heend aprobó de forma unánime un voto de huelga por considerar que la administración universitaria dio marcha atrás a acuerdos ya negociados. Como parte del voto de huelga, los miembros de la unión le dan la confianza ala junta de directores para que decrete una huelga cuando lo considere necesario.

El sindicato también ha realizado manifestaciones en la Administración Central de la UPR y en recintos, como el de Río Piedras. Asimismo, los líderes de la Heend enviaron una carta al dramaturgo Lin-Manuel Miranda para advertir que la presentación en enero del musical “Hamilton” en el Teatro de la UPR, en Río Piedras, se podría afectar a raíz de la disputa obrero patronal.

Las exenciones son el último punto que queda por negociar para establecer el nuevo convenio colectivo de la Heend, pues todos los demás temas ya han sido discutidos. La negociación entre la UPR y la Heend comenzó hace más de un año y, como parte de lo ya acordado, los empleados unionados no estarían recibiendo nuevos aumentos de salario durante la vigencia del convenio.

Una fuente de este diario sostuvo que la Heend no ha solicitado aumentos en beneficios para sus miembros, mas se ha ajustado a las peticiones de la UPR, como la eliminación del Día del Grito de Lares como un día feriado y el convertir el Día de Eugenio María de Hostos en un día para celebrar actividades educativas.

Por su parte, la administración de la UPR indicó hace dos semanas que evaluaba opciones para continuar ofreciendo ayudas económicas a todos los estudiantes y acusó a la Heend de insistir en que se le dieran las ayudas “a un solo sector”.


💬Ver 0 comentarios