A un año del huracán María, aunque muchos vecinos siguen sin un techo seguro, la comunidad se esfuerza por levantar los comercios y dar la bienvenida al turismo.

Humacao - Cuando el huracán María tocó tierra en la isla el pasado 20 de septiembre, miles de puertorriqueños vieron cómo vientos y lluvias usurpaban la vida en las comunidades. La destrucción y la desolación se hicieron bienvenidas sin nadie haberlas invitado.

En esos días, al verse despojados de ayuda y sin respuesta, un grito de auxilio de vecinos del barrio Punta Santiago, en Humacao, fue captado desde un helicóptero. Una imagen con las palabras “S.O.S. NECESITAMOS Agua/Comida!!” le dio la vuelta al mundo a través de las redes sociales y la comunidad recibió el socorro esperado. Punta Santiago, uno de los lugares más afectados por el ciclón categoría 4, se convirtió en símbolo de la emergencia que cubrió a Puerto Rico.

Ahora, un año después, residentes de los sectores que componen el barrio -La Playa, Villa Palmira y Verde Mar- enfocan su mirada en un nuevo capítulo y esperan con ansias un despunte turístico vital para la recuperación.

“Ese ‘sign’ fue algo bueno y va a ser algo histórico, porque gracias a los vecinos que lo escribieron recibimos mucha ayuda. Y ayuda que, si no hubiera sido por eso, nosotros aún estuviéramos bien mal porque aquí se destrozó todo, aquí entró la marejada ciclónica, se unió el río que está aquí atrás con las aguas negras y nos dañó todo. Aquí la gente no tenía ni dónde cocinar, no tenían dónde dormir, los carros se dañaron, hubo casas que el agua subió hasta cinco pies…”, relató la líder comunitaria Janet González Cruz.

365 días después, los vestigios de María son visibles: casas aún con toldos azules o bajo reparaciones, familias sin recursos para reemplazar las pertenencias que perdieron y personas que urgen ayuda psicológica para enfrentar los traumas que dejó el huracán, indicó González Cruz. Pero los esfuerzos de la comunidad para zafarse de la inmovilización pudieron más que el ciclón y residentes y comerciantes se han hermanado para restaurar y promover a Punta Santiago como foco turístico del municipio costero.

Es por eso que entre la calle 5 y la calle Morena -justo donde escribieron S.O.S.- luce un nuevo mensaje: “Bienvenidos #CoverTheProgress”, iniciativa impulsada por la Organización de Mercadeo de Destino (DMO, en inglés), Discover Puerto Rico, para destacar que las comunidades están listas para recibir a turistas, que los comercios tienen las puertas abiertas y que Puerto Rico tiene encantos para ofrecer. 

La idea es que el mensaje se vuelva tan viral como lo hizo la primera imagen, por lo que también circula en redes un vídeo elaborado por la organización resaltandoel progreso.

Jean Paul Polo, director audiovisual del DMO, indicó que una investigación de la organización arrojó que el 50 por ciento de los turistas decidió no venir a la isla por las imágenes negativas que veían en Internet. El propósito de la campaña, explicó, no es desviar la mirada de los problemas que aún enfrenta la isla, sino destacar de igual forma “noticias positivas” que impactan la industria turística.

“Aquí (en Punta Santiago) ya hay paso por todos lados, se han arreglado las carreteras, las áreas recreativas, los comercios se han levantado, hay muchos cerrados todavía, pero la mayoría está abierto. Estamos luchando por que el turismo venga porque aquí dependemos completamente del turismo”, resaltó, por su parte, González Cruz.

Se levantan los comercios

La unidad entre vecinos y negociantes ha sido vital para mejorar el panorama, contó Yojaris Cruz Castro, gerente del restaurante Paseo Playero. Rememoró cómo entregaron 200 almuerzos a la comunidad a pesar de la destrucción total de su negocio. No fue hasta finales de marzo que pudieron reabrirlo.

“Fue una experiencia que nos tocó a todos. Era un proceso de estar aquí todos los días, sin luz, trabajando antes de que oscureciera para nosotros poder salir y que no nos pasara nada porque esta área es bien oscura. No obstante, no nos dejamos caer, permanecimos perseverando, levantando el negocio poco a poco, contribuyendo a la comunidad. Estuvimos ahí batallando”, expresó.

Según Cruz Castro, alrededor de 12 restaurantes que ubican en la PR-3 ya abrieron sus puertas, ansiosos por avivar la zona turística.

Asimismo, la Reserva Natural de Humacao y el balneario -que ubican en la misma carretera- ya están operando. Mientras, en el Centro Vacacional Punta Santiago se realizaron labores de rehabilitación en las villas y las áreas recreativas y deportivas. El Departamento de Recreación y Deportes informó que precisamente hoy comenzó el proceso de subasta para la compra de equipos y se espera que en las próximas semanas se reanuden las reservaciones.

“Necesitamos que nos visiten, que sepan que nosotros estamos listos, que prueben nuestra sazón, que se enamoren de esta área para que vean que estamos de pie. Que nos den a conocer para que nos den apoyo”, sostuvo Cruz Castro.

Luis Toledo Muñoz también sufrió el golpe de María al ver su negocio destruido. El propietario de Regata Bar & Grill, quien reubicó su restaurante en otro local y ya opera a un 100 por ciento, sostuvo que la zona es “un motor de economía” para Humacao que necesita más atención del gobierno para progresar.

“El alumbrado de esta carretera de noche es nulo. La gente muchasveces se priva de pasar por esta área. Los negocios estamos bien, estamos operando y recibiendo personas, pero quizás la carretera lo que dice cuando tú miras, aguanta a la gente”, indicó el comerciante.

Datos provistos por la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) indican que los trabajos de alumbrado para las zonas de Humacao, Las Piedras, Naguabo y Yabucoa comenzaron el 4 de septiembre. Las labores en Punta Santiago culminarían el 1 de octubre.

“Se les da mucha atención a otras áreas costeras, pero esto es un área muy buena para venir y chinchorrear, pasarla bien con la familia. Aquí se come muy bien y se le atiende bien a la gente. El carisma de la gente de aquí es único, le llamamos los ‘playeros’, tienen buen humor…”, mencionó Toledo Muñoz.

Ambos comerciantes destacaron el apoyo del Supermercado La Favorita cuando ningún otro negocio estaba accesible o abierto.

En medio de la crisis, La Favorita se mantuvo supliendo suministros a la Oficina para el Manejo de Emergencias del municipio, residentes y comercios, a pesar de perder $100,000 en mercancía cuando el agua invadió el negocio y dañó la planta eléctrica, contó la administradora Alma Iris Zayas.

“Las caras de tristeza, los veíamos llorar, el desespero… No tenían nada, no tenían comida y tuvimos que abrir así”, recordó. Cuatro días después de María, con calculadora, linterna y listas de compra en mano, los empleados de La Favorita se empapaban los pies en el piso aún inundado del supermercado para despachar suministros a quienes perdieron todo.

Según Zayas, el compromiso siempre ha existido, pero se afianzó. “Aquí venían comerciantes de Luquillo, Juncos, Fajardo, Las Piedras, de diferentes pueblos que jamás habían venido porque se enteraban y se corría la voz de que había mercancía”.

Todos coinciden en que el carisma, el humor y el espíritu de fortaleza que emanan del barrio son el motor que continúa impulsando un nuevo capítulo en la historia de Punta Santiago.

“Esta comunidad es hermosa y aquí la gente los va a recibir con los brazos abiertos. Las personas aquí son buenas, aquí se come bien, se pasa bien y es bien bonito. Yo los exhorto a que nos visiten”, insistió González Cruz.


💬Ver 0 comentarios