Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Rafael Jaume (al fondo) aclaró que su dimisión se debe a una condición agravada de salud que ya sentía que le obstaculizaba sus funciones. (semisquare-x3)
Rafael Jaume (al fondo) aclaró que su dimisión se debe a una condición agravada de salud que ya sentía que le obstaculizaba sus funciones. (Ramón “Tonito” Zayas)

El vicealcalde de San Juan, Rafael Jaume, quien tomó las riendas de la ciudad capital en varias ocasiones ante la ausencia de la alcaldesa Carmen Yulín Cruz Soto, renunció ayer a su puesto, y su partida ocasionó un revuelo de sospechas.

En  entrevista con El Nuevo Día, Jaume, de 66 años, aclaró que su dimisión se debe a una condición agravada de salud que ya sentía que le obstaculizaba sus funciones. Detalló que padece de bronquiecstasia, una condición respiratoria que consiste en la dilatación permanente de los bronquios. Sus problemas respiratorios han coincidido con una gastritis crónica severa, agregó.

“Ya yo le había expresado a la alcaldesa que tengo una condición de salud que ha ido en deterioro... Ayer (el lunes) me di cuenta, con ese desfallecimiento momentáneo, que yo no podía seguir adelante”, dijo el estratega político. 

El episodio al que se refiere ocurrió el lunes, cuando la alcaldesa presentó al nuevo comisionado de la Policía, José Caldero. Una foto en la que Jaume aparecía con los ojos cerrados, fue motivo de burla pública. 

Agregó que, cuando tiene un malestar como ese, siente que se le corta la respiración, por lo que cerró los ojos por unos instantes, “y la gente pensó que estaba durmiendo”. 

“Ciertamente me afectó el 'bullying', la broma, pero no fue decisorio. Fue que yo sentí que no podía seguir. Yo llegué a casa anoche enfermo”, dijo el exfuncionario municipal.

Avalancha de sospechas

La renuncia de Jaume fue arreciada por un  aguacero de sospechas sobre los motivos reales de su partida, tras una información errónea emitida por el Municipio.

En el parte original de prensa enviado por el Municipio, las declaraciones atribuidas a Cruz Soto indicaban que Jaume dejaba el cargo para regresar a su supuesto país de origen, Ecuador, con su familia.

De inmediato, Jaume, oriundo de Aguadilla, Puerto Rico, censuró a la Oficina de Comunicaciones del Municipio por la equivocación. Jaume viajará por un tiempo breve a Ecuador para visitar a sus hijos, y luego se internará en un hospital para realizarse las evaluaciones médicas y atender su salud. Más adelante, le gustaría retomar su carrera profesional, indicó quien posee un doctorado en Política y Economía de la Universidad Complutense de Madrid

En horas de la tarde, la directora de comunicaciones del Municipio, Carmen Serrano, asumió responsabilidad por su desliz al tomar el dictado de la ejecutiva municipal. Sin embargo, la discrepancia inicial en las versiones ocasionó una avalancha de cuestionamientos, y dio pie a teorías que variaban entre fricciones conla cúpula administrativa y planes de fuga de pesquisas federales.

De entrada, Jaume negó que existiera fricción alguna con la alcaldesa, pese a que  circularon versiones de que se desató una disputa el lunes entre ambos que culminó en su renuncia. Por el contrario, Jaume dijo que a Cruz Soto la quiere “como una hija”, con quien tiene “una amistad de 20 años” y a quien siempre ha “defendido”.

“Siempre he apoyado a Carmen Yulín en todo. Conozco su pensamiento... Yo creo en ella. Creo que podría hacer grandes cosas por Puerto Rico si tuviera la oportunidad”, reflexionó.

Por otro lado, en horas de la mañana, el senador Jorge “Georgie” Navarro salió al paso para calificar de “altamente sospechoso” que la renuncia de Jaume se materializara en medio de una investigación que conduce la Fiscalía Federal al Municipio por presunta corrupción.

“Eso es una infamia mayor… Toda mi vida en el servicio público ha sido de absoluta pulcritud”, reaccionó. “Yo le corto la mano a quien me pudiera a mí ofrecer dinero para cometer un acto ilegal... Siempre he dicho que quien se atreva a ofrecer dinero a cambio de adelantar sus proyectos, automáticamente se cancelan las negociaciones y yo mismo los voy a acusar”, subrayó.

A su vez, la salida del funcionario es una nueva secuela en una  lista de renuncias recientes en el Municipio, entre las que figura el excomisionado de la policía municipal Guillermo Calixto, así como de los directores de unidades administrativas como Obras Públicas, Asuntos Ambientales y Presupuesto. Estos se unen a las vacantes que quedaron en los puestos directivos de cultura, desarrollo económico, manejo de emergencias y vivienda.

Pese a la solicitud de este medio, el Municipio de San Juan no emitió declaraciones sobre las bajas. Jaume, por su parte, subrayó que las renuncias forman parte de la rutina en los Ayuntamientos.

El primer vicealcalde

Cuando el 9 de enero de 2017, Cruz Soto juramentó a un segundo término al mando de la capital, anunció que Jaume se convertiría en el primer vicealcalde de San Juan.

Con la ordenanza municipal 38, aprobada el 6 de febrero de 2017, Cruz Soto confeccionó una nueva estructura organizacional en la Rama Ejecutiva del Municipio, integrando el nuevo puesto de vicealcalde, que sería ocupado, de inmediato, por Jaume.

Entre sus funciones, realiza trabajos “de gran complejidad” -lee la ordenanza-, colaborando con la planificación, coordinación, supervisión y dirección de las actividades administrativas y operaciones del Municipio, e implantando la política pública. Además, sustituye a la alcaldesa interinamente, en caso de ausencia.

“Es una posición bastante compleja. Yo trabajo un promedio de 10 a 12 diarias, sábados y domingo incluso... Dirigir los destinos de San Juan es como dirigir los destinos del país. San Juan tiene muchas necesidades; es un país dentro del país… Por eso es que algunos alcaldes de San Juan han llegado a ser gobernantes”, opinó.

Por tanto, defendió la necesidad de que el puesto permanezca intacto. “(Ciudades como San Juan) son estructuras tan grandes que no se pueden manejar solo con un alcalde. Necesitan un copiloto que tiene que estar preparado para ejercer la magistratura de la ciudad. Yo lo he hecho con mucha dignidad, orgullo, capacidad y conocimiento de la ciudad”, dijo.

En el primer cuatrienio de Cruz Soto, Jaume ejerció como asesor en Asuntos de Política Pública, y luego, estuvo al frente de la campaña de reelección.

“Conozco a Jaume desde hace 20 años. A través de mi vida política ha sido un asesor y un amigo... Siempre tendrás las puertas abiertas en el Municipio y un espacio especial en mi corazón”, declaró la alcaldesa.


💬Ver 0 comentarios