Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Nota del editor: Segunda y última parte de serie especial sobre la adhesión de narcotraficantes y figuras del mundo criminal a las prácticas de santería

“En la Iglesia Católica la respuesta es lenta y pausada. En la santería es más rápida y en Palo Mayombe es casi inmediata”.

Quien dice esto sabe de lo que habla. Se trata de un santero que ha ejercido por más de 20 años y que dice que sabe qué es lo que buscan los narcos al acercarse a la santería y el Palo Mayombe.

“El narco mayormente es cliente y no devoto. Vienen buscando a alguien que los proteja. Pero ellos no creen ni en la luz eléctrica porque si creyeran no matarían. Tarde o temprano los espíritus de los que ellos matan se los llevan. Los narcos están rodeados de envidia y no hay santo que te proteja todo el tiempo. No hay protección eterna. Si en 5 o 6 años no te mataron, vas preso”, dijo el santero, quien habló con El Nuevo Día con la condición de que no se revelara su identidad.

El santero mencionó que en su religión se mezclan “Satanás y los santos” ya que, según dijo, todo ser humano fue creado a la imagen de Dios pero está influenciado por el mal.

El santero asegura que en Puerto Rico hay cerca de 100,000 personas que practican la santería, de los cuales solo el 5% está involucrado en el narcotráfico. Antonio Torres, un agente federal encargado de la búsqueda y arresto de narcos importantes, dice que el 60% le ha expresado que profesa estas creencias.

El santero reconoció que los trabajos a los narcos, junto a los que tienen que ver con problemas amorosos, son los que más pagan.

No obstante, aseguró que la protección que ofrecen los santos a través de estos rituales es limitada, porque el santo “no usa ni vende drogas” y en el momento en que el creyente se aleja del “orden divino” se expone a pagar las consecuencias de sus actos.

“Esto es una religión completamente materializada, de secretismo y se basa en ponerles a los santos, mediante consulta cuando se tira el caracol, comidas y matarles su animalito. El santo te dice en la lectura del caracol que te resuelve tal problema si le haces tal o cual cosa. Es una religión que muchos la han cogido como un negocio y los trabajos que más dinero dejan son los de los narcos o problemas amorosos”, señaló.

“Decimos que los santos son ciegos, sordos y mudos y ante un servicio que le ofrezcas él te sirve. No cabe la menor duda que los santos te protegen de la muerte, de la cárcel, de la justicia y de la injusticia. Podrá proteger tres o cuatro veces pero a la larga ellos mismos te entregan porque tienes que regirte por un orden divino”, destacó.

El entrevistado aclaró que la santería es distinta al Palo Mayombe, otra religión de origen africano, pero que está centrada en la consulta a los muertos.

“Todas las matanzas son porque unos aspiran a lo que otros tienen y a lo que aquel le quitó al otro. Es la avaricia del ser humano. El santo protege hasta un límite, pero eso no lo dicen algunos padrinos para seguir sacándole dinero al narco”, dijo el santero.

El hombre alega que hay santeros que le piden a un narco entre $20,000 y $30,000 por trabajos para que no les pase nada. Pero “cuando el santo dejó de proteger pasa que hay padrinos a los que matan” por haber engañado al narco, sostuvo el entrevistado.

Los jueces y fiscales, dijo el santero, deben tener “un arraigo religioso que los libre del mal”, pues suelen ser el blanco de los “trabajos maliciosos” que encargan los santeros.

“Se les hace muchos trabajos de brujería al igual que a los testigos para que no puedan hablar. Los jueces y fiscales tienen que tener un padrino para que los limpie o tener una unión religiosa profunda para que se mantengan unidos a Dios y nada de esos trabajos les caiga”, apuntó.


💬Ver 0 comentarios