Con un contundente reclamo de justicia, y sin conocer todavía cómo ocurrió su muerte, familiares y amigos de Shannet Colón Ponce le dieron el último adiós esta tarde en el cementerio municipal de San Juan.

La joven de 23 años murió el 2 de junio pasado, mientras estaba en el Complejo de Rehabilitación de Mujeres, en Bayamón, bajo custodia del Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR), en un confuso incidente que continúa bajo investigación a la espera de los resultados de las pruebas forenses.

El DCR alega que la muerte de Shannet, en medio de un traslado supervisado a su celda, se trató de un suicidio. Sin embargo, persisten sospechas de que pudo tratarse de una muerte provocada por otra persona. Las cámaras de seguridad del área donde ocurrió la muerte no estaban funcionando.

PUBLICIDAD
CONTINÚE PARA VER MÁS CONTENIDO

“Nos levantamos un pueblo a pedir justicia. Les puedo decir que tengo una paz, porque Dios me la da. Pero yo veo la justicia tan cerca en este momento. Esta niña, Dios me mostró, que murió sufriendo, pero por justicia para todos los presos y todos los confinados”, afirmó Christopher Escobar, tío de Shannet, poco antes que sus restos fueran sepultados, bajo un cielo nublado, por momentos salpicado por puntos blancos y violetas de los globos lanzados al aire en tributo a la joven, que muchos también conocían por Shannel.

“Gracias, gracias una vez más les doy, porque un pueblo unido no lo vence nadie. Esto es una familia y esto es un pueblo pidiendo justicia por cada confinado”, agregó Escobar.

El DCR alega que la muerte de Shannet, en medio de un traslado supervisado a su celda, se trató de un suicidio. (Vanessa Serra Díaz)

El tío de Shannet agradeció en particular al colectivo del Campamento Resistencia por su presencia junto a la familia en el doloroso proceso y por ayudarles a divulgar su reclamo de justicia para su sobrina.

Terminada la ceremonia del sepelio, que se llevó a cabo bajo el coro de “¡justicia, justicia, justicia para Shannet!”, Escobar se dirigió brevemente a los medios y nuevamente reiteró el llamado de justicia para su sobrina.

“La justicia va a llegar. Confiamos en el gobierno, una vez más. Y tienen que cumplirnos. Tienen que cumplirnos, porque esa familia que está sufriendo ahí, va a tener la justicia en las manos”, sostuvo.

Además, comentó que la familia no ha recibido ninguna comunicación de parte de las autoridades sobre las investigaciones en torno a la muerte de Shannet y manifestó estar seguro de que, contrario a lo que alega el DCR, se trató de un asesinato.

“No nos han dicho nada. Nada. Nada sabemos. Nada sabemos para ellos. Pero sabemos mucho, mucho. Gobierno, si no haces nada, también te vas enreda’o”, afirmó. “Estamos seguros (que no fue un suicidio), seguros. Estamos esperando que los que tienen algo oculto, que lo saque a la luz”.

Sin embargo, persisten sospechas de que pudo tratarse de una muerte provocada por otra persona. Las cámaras de seguridad del área donde ocurrió la muerte no estaban funcionando. (Vanessa Serra Díaz)

“Esta familia necesita justicia. Gobernador, gobernador, haz justicia, justicia para esta familia que sufre día y noche. Porque si no hace justicia se convierte en partícipe de asesinato”, añadió.

Escobar aseguró que “la muerte de Shannet no va a ser en vano. La muerte de Shannet es por un propósito, porque cuando Shannet murió y sufrió fue por cada recluso que está allá adentro, por cada reclusa que está allá adentro. Shannet murió por un propósito y ese propósito se va hacer cumplir. Y ese mensaje vamos a llevarlo hasta donde tengamos que llevarlo, hasta Washington vamos a llevarlo”.

El tío condenó además que Shannet “nunca se le dio la atención” que necesitaba como paciente de salud mental.

“Pero vamos a luchar por cada recluso que está buscando su atención, de sicólogo, siquiatra. Queremos luchar por eso, porque ellos tienen vida todavía. Mi sobrina ya no. Pero eso es lo que queremos”, insistió Escobar.

Christopher Escobar, tio de Shannet, aseguró que “la muerte de ella no va a ser en vano". (Vanessa Serra Díaz)