El presidente argentino Mauricio Macri, izquierda, habla con el nuevo ministro de Hacienda Hernán Lacunza en la residencia presidencial en Buenos Aires, Argentina. (AP / Natacha Pisarenko)

Buenos Aires, ArgentinaLos argentinos requerirán de autorización del Banco Central para comprar dólares y hacer transferencias al exterior, según un nuevo decreto publicado el domingo en el Boletín Oficial del Estado argentino.

El Banco Central “establecerá los supuestos en los que el acceso a mercado de cambios para la compra de moneda extranjera y metales preciosos amonedados y las transferencias al exterior requerirán autorización previa, con base en pautas objetivas en función de las condiciones vigentes en el mercado cambiario”, se establece en el decreto urgente.

Tras el anuncio, el Fondo Monetario Internacional (FMI) emitió un comunicado en el que afirma que ya analiza las nuevas normativas y “el personal permanecerá en estrecho contacto con las autoridades en el período hacia adelante y el Fondo seguirá al lado de la Argentina durante estos tiempos desafiantes”.

La medida regirá hasta el 31 de diciembre del presente año. Según la información contenida en el decreto, el poder ejecutivo nacional “se vio en la necesidad de adoptar una serie de medidas extraordinarias tendientes a asegurar el normal funcionamiento de la economía, sostener el nivel de actividad y empleo y proteger a los consumidores”.

Poco después, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) estableció en su página web que, con el objetivo de “mantener la estabilidad cambiaria y proteger a los ahorristas” la norma regulará los ingresos y egresos en el mercado de cambio.

Los lineamientos establecen un límite de compra de $10,000 por mes para personas físicas, que necesitarán autorización para montos mayores, y no podrán realizar transferencias al exterior superiores a esa cifra.

Las personas jurídicas o empresas podrán comprar divisas sin restricciones para la importación o pago de deudas a su vencimiento, pero necesitarán aprobación del BCRA para comprar divisas para la formación de activos externos, cancelación de deudas previas al plazo, girar al exterior utilidades y dividendos y transferencias al exterior.

El BCRA específica que se mantiene “la plena libertad para extraer dólares de las cuentas bancarias tanto para personas físicas como jurídicas” y que la medida “no afecta al normal funcionamiento del comercio exterior y tampoco introduce ninguna restricción a los viajes".

Para los egresos tampoco establece restricciones para la compra de divisas en el comercio exterior, señala el organismo.

La medida supone el restablecimiento del famoso “cepo cambiario” impuesto durante el segundo gobierno de Cristina Fernández de Kirchner (2011-2015) y muy criticado por el gobierno actual, que en su campaña electoral prometió eliminarlo.

El cepo cambiario fue una medida muy impopular, en especial para la clase media, que se refugia en la moneda extranjera para defender su poder adquisitivo.

Esta semana muchas personas acudieron a las entidades financieras a retirar sus ahorros ante el temor de que se pueda repetir el famoso “corralito” de 2001, cuando el país se declaró en mora de pagos de su deuda externa y se decretaron restricciones a la libre disposición del dinero en las cuentas bancarias.

Luego de una amarga disputa con tenedores de bonos emitidos por el gobierno argentino, el país retornó al mercado financiero internacional en 2016.


💬Ver 0 comentarios