Expertos forenses trabajan en la zona donde se registró una gigantesca explosión tras la perforación clandestina de un oleoducto en Tlahuelilpan, Hidalgo, en el centro de México, el sábado 19 de enero de 2019. (semisquare-x3)
Expertos forenses trabajan en la zona donde se registró una gigantesca explosión tras la perforación clandestina de un oleoducto en Tlahuelilpan, Hidalgo, en México. (AP)

El saldo de muertos por el estallido de un oleoducto perforado ilegalmente en México subió a 115, dijeron este lunes las autoridades.

El secretario de Salud Jorge Alcocer dijo que hay además 32 heridos.

"Tenemos un total de 115 fallecidos a nivel hospitalario y con lo que se ha recogido hasta ahora", apuntó Alcocer.

El titular de la Secretaría de Salud explicó que en las últimas 48 horas -desde el sábado- solo falleció una persona, en tanto unos treinta siguen hospitalizados, tres de ellos en un centro especializado en Galveston (Texas, EE.UU.).

Cuestionado sobre el estado de salud de los pacientes, Alcocer explicó que, por lógica, los más "graves" ya fallecieron y los pacientes tienen "un pronóstico mejor".

"Pero todavía la mitad de ellos tienen que pasar una terapia intensiva" para lograr una situación "más estable", agregó.

"Desde la perspectiva médica esto va mucho mejor", concluyó.

La tragedia ocurrió el 18 de enero, en una toma clandestina de un ducto que derramaba gasolina en el pueblo de Tlahuelilpan, en el estado de Hidalgo, en el centro de México.

El combustible que salía como un géiser se incendió causando una enorme bola de fuego. La gente que estaba cerca del lugar murió incinerada al instante.

El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador ha dado prioridad al combate al robo de combustible. Las fuerzas armadas han sido desplegadas para proteger los oleoductos de la empresa estatal Pemex.

Un total de 14,894 tomas clandestinas de combustible fueron descubiertas en México en 2018.


💬Ver 0 comentarios