La catástrofe se llevó la vida de 41 personas. (EFE) (semisquare-x3)
La catástrofe se llevó la vida de 41 personas. (EFE)

Las dramáticas imágenes de la tragedia aérea del avión Sukhoi Superjet 100 en el aeropuerto Sheremétievo de Moscú, el pasado 5 de mayo, dieron la vuelta al mundo. 

El accidente causó gran impacto no solo por su magnitud, sino también porque se cobró la vida de 41 personas.

Ahora, a más de un mes de aquella catástrofe, el Comité Interestatal de Aviación de Rusia ha publicado un informe preliminar de la investigación sobre el trágico hecho. 

Según publicó la cadena rusa de noticias RT, del documento se desprende que a las 3:08 p.m. de ese día se registró un efecto sonoro en la aeronave: en ese momento, un rayo golpeó el avión, después de lo cual el piloto automático se apagó y se cambió al modo directo.

Los expertos también determinaron que la tripulación inició la maniobra de aterrizaje a pesar de que los sistemas de alarma del aparato avisaron de manera automática sobre la necesidad de dar una segunda vuelta. 

El comandante del avión siniestrado estimaba la situación como normal pese a los problemas con sistemas de comunicación y la pérdida del control automático, y a las 3:12 p.m. (hora local) le comunicó al auxiliar de vuelo superior que la aeronave iba a volver al aeropuerto de partida, afirmando que no se trataba de ninguna emergencia.

Lo mismo repitió al controlador de vuelo que le dio instrucciones de bajar hasta los 900 metros (2,952 pies) y dar una vuelta, cuando este le preguntó si necesitaba ayuda en algo: "No, por ahora todo es normal". El controlador de vuelo dio permiso para el aterrizaje, pero avisó que tenían que pilotar suavemente y mantener el equilibrio de manera manual. 

Se estudian diferentes motivos del accidente, entre ellos el bajo perfil de los pilotos, los controladores aéreos y las personas responsables de las inspecciones técnicas del avión, así como el mal estado operativo de la aeronave y condiciones climáticas adversas.

Según publica el portal de noticias Sputnik, el informe señala que "al inspeccionar el fuselaje, incluida la parte delantera, evaluar el estado de los elementos de la antena, los sensores, las luces de las puertas y los cristales de la cabina, se detectaron daños típicos provocados por el impacto de un rayo".

La catástrofe se llevó la vida de 41 personas, en total sobrevivieron 37 ocupantes del avión, entre ellos 33 pasajeros y cuatro de los cinco miembros de la tripulación.


💬Ver 0 comentarios