Las intenciones de voto por el candidato ultraderechista Jair Bolsonaro tuvieron un fuerte impulso (semisquare-x3)
Las intenciones de voto por el candidato ultraderechista Jair Bolsonaro tuvieron un fuerte impulso. (AP)

Cuando faltan apenas seis días para el primer turno de las elecciones presidenciales en Brasillas intenciones de voto por el candidato ultraderechista Jair Bolsonaro tuvieron un fuerte impulso y se ubican en 31%, según la última encuesta de la agencia Ibope divulgada el lunes.

De acuerdo con el estudio, el polémico diputado, exmilitar y representante del Partido Social Liberal (PSL), creció cuatro puntos desde la última encuesta realizada la semana pasada. En cambio, su máximo rival, el exalcalde de San Pablo Fernando Haddad, del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), quedó estancado con un 21% de apoyo."

Ambos aspirantes al Palacio del Planalto (casa de gobierno de Brasil) siguen con las tasas de rechazo más altas entre todos los competidores. 

Aunque Bolsonaro mantuvo su índice en 44%, el de Haddad se disparó del 27% para el 38%, un indicador del alto grado de polarización que se ha generado en la campaña desde que reemplazó al encarcelado expresidente Luiz Inacio Lula da Silva, cuyo nombre fue impugnado por cumplir una condena de segunda instancia a 12 años de cárcel por corrupción en el marco de la Operación Autolavado.

Las preferencias por el resto de los principales candidatos variaron muy poco. El exgobernador de Ceará Ciro Gomes, del Partido Democrático Laborista (PDT), perdió un punto -dentro del margen de error de la muestra- y ahora se ubica con 11% de respaldo. Mientras el exgobernador de San Pablo Geraldo Alckmin, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), mantuvo el 8% de las intenciones de voto que tenía antes, la ecologista Marina Silva, de la Red Sustentabilidad (Red), cayó del 6 al 4%, dentro del margen de error de la encuesta.

A diferencia de las dos anteriores encuestas, que preveían una derrota de Bolsonaro contra cualquier contrincante en el previsible del 28 de octubre, la nueva encuesta de Ibope señaló un eventual empate técnico, ambos con un 42% de los sufragios.

La divulgación de estos datos negativos para la campaña de Haddad no fue la única mala noticia que recibió el PT. El juez federal Sergio Moro, quien determinó la prisión de Lula en primera instancia y es responsable de la mayor parte de los casos de corrupción de la causa Autolavado, permitió que se hagan públicos trechos del acuerdo de delación premiada firmado por Antonio Palocci, exministro de Economía de Lula y exjefe de gabinete de Dilma Rousseff.

En su confesión ante la Justicia, Palocci reveló que Lula estaba al tanto desde al menos 2007 del esquema de sobornos, desvíos y sobreprecios que se enquistó en Petrobras y que sirvió para financiar ilegalmente campañas del PT. Apuntó que el partido gastó el triple de lo que oficialmente reconoció para elegir a Rousseff en 2010 y reelegirla en 2014 ($126 millones contra $350 millones), y que la mayor parte de ese dinero provenía de aportes ilícitos, no declarados, de empresas a las que luego se favoreció con contratos de obras públicas.

Los equipos de prensa de ambos exmandatarios salieron rápidamente a rechazar las acusaciones del exhombre fuerte petista (PT). Los abogados de Lula apuntaron que Palocci "mintió" en su delación premiada para "obtener generosos beneficios", mientras que Rousseff -actualmente candidata a senadora por el estado de Minas Gerais- cuestionó el hecho de que la revelación se haga pública ahora, cuando falta tan poco tiempo para los comicios.


💬Ver 0 comentarios