un niño de dos años que cayó a un pozo cerca de la localidad de Totalán, en Málaga, España (semisquare-x3)
Personal de los servicios de emergencias buscan a un niño de dos años que cayó a un pozo cerca de la localidad de Totalán, en Málaga, España. (AP)

Las horas pasan y los esfuerzos de los rescatistas siguen. Hoy más de un centenar de bomberos y socorristas continúan con los trabajos en Málaga, Españapara dar con Julen, el niño de dos años que cayó a un pozo profundo y estrecho el domingo pasado.

Pese a las tareas de rescate, aun no hay noticias claras respecto del estado del menor. Sí se sabe que en el lugar, a 75 metros (246 pies), fue encontrada con ayuda de una cámara robot una bolsa con golosinas que él tenía y que el agujero en que cayó no tiene más de 25 centímetros de diámetro (9.8 pulgadas)y cuenta con una profundidad de más de 100 metros (328 pies), lo que hace mucho más delicado el operativo.

De hecho, son tres las opciones que las autoridades estudian para dar con Julen y llegar al fondo sin dañar la estructura ni bloquearlo con tierra o rocas.

El vocero de la Guardia Civil (Policía), Bernardo Moltó, dijo que los esfuerzos ahora se enfocarían en utilizar equipo más sofisticado para ampliar el hoyo y al mismo tiempo se cavaría un túnel independiente para ingresar a él.

De acuerdo con lo publicado por el diario El País, las tres opciones que se barajan son: perforar un pozo paralelo con un diámetros de más de un metro para que los bomberos puedan ingresar (esta estrategia precisa que se entube el pozo en el que estaría Julen para evitar desprendimientos); hacer un pozo ya no de forma paralela sino algo oblicua, desde la ladera; y extraer arena del pozo existente con una maquinaria de mayor potencia. Sin embargo, ninguna de las posibilidades parece simple en tanto a 50 metros (164 pies) de la superficie suelen sucederse pequeños derrumbes dado que la tierra no se encuentra seca sino húmeda. Asimismo, a 73 metros (239 pies) de profundidad, se encontró un tapón de tierra compactada.

Los padres de Julen, José, desempleado, y Victoria María García, empleada de una hamburguesería (quienes en 2017 fueron golpeados por otra tragedia cuando murió un hermano de Julen a los 3 años) siguen desde el lugar todas las novedades con desesperación. De hecho, el papá se mostró indignado al hablar con los medios y advertir: "Muchos tuits de apoyo, muchos votos pero medios ninguno. ¿Sabe usted lo que es llevar aquí 30 horas esperando a que saquen a tu hijo de un pozo? No pongan que está viniendo ni el alcalde ni nadie, poner lo que están haciendo aquí que no están haciendo una p... mier...".

Según los rescatistas, el niño cayó al pozo la tarde del domingo cuando se alejó de sus padres mientras jugaba en la zona montañosa cerca del pueblo de Totalán, en el noroeste de la ciudad de Málaga. El pozo, que es demasiado estrecho para permitir la entrada de un adulto, se abrió un mes antes durante trabajos de prospección de agua y no estaba cubierto ni protegido.

El operativo lo forman efectivos del Consorcio de Bomberos de Málaga (CPB), de la Guardia Civil, incluido el Equipo de Rescate e Intervención de Montaña, el Grupo de Especialidades Subacuáticas (GEAS), de la Policía Nacional y Local, y de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES). Algunos llevan casi 24 horas trabajando en las tareas de rescate y otros están siendo relevados.


💬Ver 0 comentarios