Así luce hoy la caverna de Tailandia en la que quedaron atrapados los 12 niños futbolistas (semisquare-x3)
La estatua del buzo Saman Gunan, quien murió en el intento de rescate, es uno de los lugares preferidos por los turistas para tomarse una fotografía. (Instagram / @evtoli)

Con la publicación del libro "The Cave", del británico Liam Cochrane, en donde revela que los niños del equipo de fútbol atrapados en una cueva en Tailandia no salieron buceando de la cueva y que todo fue un montaje para los medios, el interés por la historia y el lugar tomó nuevamente relevancia.

El complejo de parques y cuevas en el norte de Tailandia, donde el grupo de pequeños y su entrenador estuvieron atrapados durante 17 días, se ha convertido en un punto de interés turístico desde que reabrió al público en noviembre pasado.

El parque forestal Tham Luang-Khun Nam Nang Non, en la provincia de Chiang Rai, había sido un lugar de descanso y meditación que la exitosa misión de rescate de los 12 jóvenes futbolistas tailandeses y su entrenador ocupó los titulares de todo el mundo, en junio del año pasado.

Pero tras el rescate, el lugar permaneció cerrado hasta su reapertura, el 16 de noviembre. Desde que sus puertas se abrieron nuevamente al público ha recibido miles de visitantes, y aunque todavía no se permite la entrada de personas en la cueva de Tham Luang, donde los niños quedaron atrapados por las aguas de la inundación, más de 100 puestos de venta de recuerdos, T Shirt y comida han proliferado a lo largo del camino que conduce a ella.

Muchos turistas se toman fotos en los principales puntos del lugar y las comparten en las redes sociales.

"Es algo asombroso lo que ha sucedido con la gente en este lugar", dijo al diario británico The Guardian, Vipa Romaneechutima, un hombre que vende boletos de lotería cerca de la entrada a la cueva.

“La gente trató de hacer de Tham Luang una atracción turística antes, muchas veces, pero nunca se hizo popular. Ahora es famoso en todo el mundo por los niños salvados de la cueva. No solo estamos contentos porel dinero de los turistas. También estamos muy orgullosos de la gente que quiere viajar aquí para ver nuestro hermoso parque. Es un honor para nosotros ”, finalizó.

Los visitantes ahora pueden ver la cueva de Tham Luang desde una corta distancia, a través de una cerca de alambre, y pueden explorar otras tres cuevas del parque: Buda, Naga y Gamuza. Mientras tanto, se está trabajando en un museo que celebra el rescate, además de conmemorar al buzo Saman Gunan, quien murió en el intento de rescate. 

Phisek Kemapusit, un residente de la ciudad de la cercana ciudad de  Mae Sai, dijo que la comunidad local estaba encantada con los nuevos proyectos que se están realizando en el parque y el aumento en el número de visitantes. "Creará más empleos para la gente de Mae Sai, por lo que los turistas son bienvenidos aquí".

El parque forestal donde se encuentra la cueva de Tham Luang era hasta antes de la tragedia un lugar desconocido para muchos tailandeses y bastante desolado. Hoy, los expertos aseguran que tiene el potencial de convertirse en uno de los más visitados del país.


💬Ver 0 comentarios