(horizontal-x3)
El penal de Cadereyta, ubicado en el estado de Nuevo León, México (EFE).

México - La cifra de muertos por los disturbios ocurridos este martes en el penal de Cadereyta se elevó de 16 a 17, con un total de 26 heridos, informó hoy el gobierno del norteño estado mexicano de Nuevo León.

El gobierno estatal dio cuenta en un boletín del "fallecimiento de un interno del penal de Cadereyta que permanecía hospitalizado tras ser intervenido quirúrgicamente, luego de los disturbios registrados el martes".

Las autoridades confirmaron la identidad de 16 de las 17 víctimas fatales, tras los disturbios marcados por el secuestro de guardias e incendios en el centro penitenciario.

Entre los 26 heridos se encuentran dos policías y tres guardias de la prisión, ubicada en la zona conurbada de Monterrey, capital de Nuevo León.

El fiscal de Nuevo León, Bernardo González, informó que hoy estarán listas las 17 autopsias de las personas asesinadas, y aseguró que se deslindarán responsabilidades.

En un comunicado, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) demandó "de manera urgente" que se restablezca el orden con pleno respeto a los derechos humanos.

"Este organismo expresa su preocupación ante la falta de respuesta adecuada de las autoridades para atender la problemática que se ha denunciado en los centros de reclusión de la entidad, y que se ve reflejada de manera recurrente en hechos violentos como los que se presentan en Cadereyta", agregó.

Decenas de personas se manifestaron este miércoles frente a las puertas de la cárcel para exigir información sobre sus familiares presos, entre fuertes reclamos a las autoridades y tensiones con la policía que vigila el lugar.

La mayoría de los reos que perdieron la vida estaban siendo procesados por delitos "de alto impacto", según informó la Fiscalía estatal.

En México, los principales delitos de alto impacto son el secuestro y los relacionados con el narcotráfico.

La Fiscalía ha abierto investigaciones en torno a 54 personas por su probable participación en los disturbios en la prisión, donde hace seis meses ocurrió otro motín que dejó cuatro muertos.

El vocero de seguridad de Nuevo León, Aldo Fasci, precisó que los cuerpos de los reos muertos presentan diversos tipos de lesiones y que será durante la autopsia cuando se determine si fallecieron por heridas de bala o por otro tipo de arma.

Los disturbios, aparentemente en protesta contra la dirección del penal, comenzaron a primera hora del martes y no obstante que fueron controlados por las autoridades, se reactivaron al anochecer cuando los presos quemaron colchones y basura. 


💬Ver 0 comentarios