Los ancianos fueron abandonados por uno de sus hijos en un bar (semisquare-x3)
Los ancianos fueron abandonados por uno de sus hijos en un bar. (GFR Media / Archivo)

La vida de Hilda, de 86 años, y Hugo, de 92, cambió de un momento a otro. Tal vez esta pareja de abuelos nunca imaginó lo que le tocaría vivir y mucho menos que uno de sus hijos los convertiría en protagonistas de una triste historia.

Los ancianos fueron abandonados por uno de sus hijos en un bar de Rosario, en la provincia argentina de Santa Fe (centro). El joven los dejó allí y los dueños del local gastronómico tuvieron que llamar a las autoridades para ayudarlos a contactarse con algún familiar.

Una de las meseras, preocupada e impaciente al ver a los abuelos solos, les preguntó a ambos si necesitaban ayuda. "Estaban esperando a que llegara uno de sus hijos", contó Gabriel, el encargado del bar, a Canal 5 de Rosario.

Según publicó el diario Clarín, el hijo, de quien no se sabe el nombre, vivía junto a sus padres, pero fueron desalojados el miércoles en la mañana por la inmobiliaria por falta de pago del alquiler del departamento. Ese mismo día, los llevó en un taxi a un bar para que almorzaran tranquilos y siguió su camino.

Según quedó en evidencia en el informe del Canal 5, Hugo, que se mueve con ayuda de un bastón, tenía algunos bolsos, producto de lo que parecía ser una mudanza improvisada. Además, los abuelos no tenían celular ni ningún número de contacto para llamar. "Lo único que decían era que estaban esperando al hijo y que estaban de mudanza", señaló Gabriel. 

Tras ver que las horas pasaban y que la pareja permanecía en el lugar, los trabajadores del bar decidieron comunicarse con la Policía. Los efectivos llegaron hasta el lugar y los trasladaron a una comisaría y desde allí pudieron localizar a otro de sus hijos, de nombre Raúl, que los fue a buscar a la dependencia policial casi ocho horas después, según consignó el medio local La Capital de Rosario.  

"Lamentablemente papá y mamá quedaron en la calle, porque no pudieron sostener el alquiler.  La Policía me notificó que tenía que venir a buscarlos. Yo estaba en cama, porque estoy en rehabilitación", contó el familiar en declaraciones al Canal 5. 

Según relató el hombre, él y su hermano no tienen relación en este momento.  También reconoció que tenía conocimiento "muy por encima" de la situación que atravesaban sus padres y su hermano. 

"Si bien uno se quiere meter es como que no lo dejan. Algo sabía por la inmobiliaria, porque se comunicaban conmigo. Aparentemente la inmobiliaria dijo basta, hasta acá llegamos, y tuvieron que sacar los muebles y se quedaron en la calle.  En algún momento se iban a tener que ir, pero no imaginé que iba a ser ahora, pensé que iban a tener un plazo", dijo Raúl, quien aseguró que sus padres dormirán en su casa.


💬Ver 0 comentarios