El barco en cuarentena en Willemstad, Curazao. (AP/Dick Drayer) (semisquare-x3)
El barco en cuarentena en Willemstad, Curazao. (AP/Dick Drayer)

Las autoridades sanitarias en Curazao decidieron detener el proceso de permiso de bajada a varios pasajeros a bordo del barco de la Iglesia de la Cienciología "Freewinds", que lleva diez días en cuarentena tras la detección de un caso de sarampión en una de sus tripulantes.

A falta de un día para cumplirse una semana de su llegada a dicho país, procedente de Santa Lucía, donde también estuvo en cuarentena, Marlene Fredericks-James, la máxima autoridad médica de la isla, ha decidido en contra de ello y ha optado porque aquellos que permanecen a bordo cumplan doce días, período de incubación de la enfermedad, sin bajar a tierra.

El martes pasado, el epidemiólogo curazaleño Izzy Gerstenbluth dijo que la enfermedad se había quedado limitada a esa sola persona y que podían levantar ese día o al siguiente la cuarentena.

A su vez, indicaba que la posibilidad de que hubiera más casos era "casi nula", aunque advirtió que las cerca de 300 personas que se encontraban en la embarcación debían permanecer a bordo "hasta que se terminen las investigaciones y pruebas" a los pasajeros que no han sufrido la enfermedad.

Una vez recibieran los análisis y se confirmara que no había más casos, podía descender del barco quien lo deseara, algo que pudieron hacer 41 personas.

En un anuncio a través de los medios locales, Fredericks-James indicó este viernes que tendrán que quedarse hasta doce días, lo que sitúa el probable levantamiento de la cuarentena a mediados de la semana que viene.

Sin embargo, no detalló a qué se debe el cambio de decisión.

La integrante de la tripulación afectada había estado en Europa y llegó a Curazao el 17 de abril.

Tras visitar a un médico el día 22 por síntomas relacionados con un resfriado, un análisis de sangre reveló que padecía sarampión.

Sin embargo, los resultados llegaron cuando ella ya se había embarcado, por lo que las autoridades sanitarias curazaleñas alertaron a las de Santa Lucía.

El "Freewinds", según la página web de la Iglesia de la Cienciología, es un barco de 11 metros radicado en Curazao que funciona como lugar de retiro espiritual y desde el cual se llevan a cabo "acciones humanitarias" por distintas partes del mundo


💬Ver 0 comentarios