(horizontal-x3)
Imagen tomada de la televisión en la que se ve al infante en el momento que es rescatado. (AP)

MOSCÚ.— Socorristas rusos rescataron vivo el martes a un bebé de 11 meses que pasó 35 horas entre los escombros de una sección de un edificio de apartamentos que se desplomó, un derrumbe que las autoridades confirmaron causó la muerte de, al menos, nueve personas y dejó a decenas más desaparecidas.

Los hechos ocurrieron en una ciudad de los Urales en Rusia. Centenares de socorristas buscaban sobrevivientes entre los escombros en medio de temperaturas gélidas.

Los equipos de rescate encontraron al bebé después de oír llantos entre los escombros. Una sección del edificio de 10 pisos en la ciudad de Magnitogorsk se desplomó el lunes tras una explosión que se cree que fue provocada por una fuga de gas natural.

El pequeño, de nombre Ivan Fokin, resultó herido de gravedad y fue trasladado a Moscú para tratar de salvarlo.

"El niño fue salvado porque estaba en una cuna y bien abrigado", afirmó el gobernador regional Boris Dubrovsky, citado por la agencia de noticias Interfax.

La principal agencia de indagaciones del país, la Comisión de Investigación, dijo que aparentemente una explosión provocada por una fuga de gas causó el colapso de una sección del edificio de 10 pisos en la ciudad industrial de Magnitogorsk. Sucedió antes del amanecer, cuando la mayoría de los residentes estaban dormidos.

Las autoridades dijeron que cinco personas fueron hospitalizadas y que otros 35 residentes seguían desaparecidos tras el desplome en la ciudad de unos 400,000 habitantes y situada 1,400 kilómetros al sureste de Moscú. El presidente Vladimir Putin arribó a la ciudad para supervisar las tareas de rescate y visitar a los residentes heridos en un hospital.

Casi 1,400 socorristas buscaban a sobrevivientes entre los escombros, en medio de temperaturas de 1.4 Fahrenheit, que se pronostica caerán a -17 Fahrenheit por la madrugada.

Funcionarios de atención de emergencias admitieron que se trata de una carrera contra el tiempo, con el frío reduciendo las probabilidades de encontrar a alguien con vida.

Desplegaron calentadores potentes para elevar la temperatura bajo los escombros.

"Debemos trabajar tan rápido como podamos, ya que las temperaturas no nos dan tiempo para demorarnos", dijo el viceministro de manejo de Emergencias, Pavel Baryshev, durante una conferencia telefónica con funcionarios locales.

Las autoridades locales dijeron inicialmente que 68 de las personas registradas en la sección colapsada estaban desaparecidas, pero más adelante localizaron a algunas de ellas.

El Ministerio de Emergencias dijo más tarde que 35 personas seguían desaparecidas y no estaba claro si estaban en el edificio en el momento del derrumbe.

El gobernador regional, Boris Dubrovsky, dijo a Putin que las autoridades publicaron la lista de personas desaparecidas con la esperanza de que estuvieran en otro lugar cuando ocurrió la explosión y que informarían su paradero.

Los socorristas han evacuado secciones colindantes en el edificio, por temor de que puedan derrumbarse.

Las explosiones de gas son comunes en viviendas y negocios rusos y usualmente son atribuidas al incumplimiento de las normas de seguridad o al mal mantenimiento.


💬Ver 0 comentarios