Carles Puigdemont (AP) (semisquare-x3)
Carles Puigdemont, expresidente de la comunidad de Cataluña. (AP)

Berlín - El expresidente de Cataluña, Carles Puigdemont, anunció este miércoles que regresará a Bélgica el sábado luego de que España decidió retirar la euroorden que provocó su detención en Alemania en marzo.

El líder independentista ofreció una conferencia de prensa en Berlín a una semana de que un tribunal del norte de Alemania decretó que la decisión de España suponía que era libre de abandonar el país.

España buscaba la extradición de Puigdemont por rebelión por promover la secesión de Cataluña. Pero la corte germana falló que solo podía ser devuelto a la justicia española por el cargo de malversación, derivado del uso de fondos públicos para financiar un referéndum de independencia que había sido previamente ilegalizado.

Un intento anterior de España para extraditar a Puigdemont desde Bélgica también fracasó.

Puigdemont aprovechó su nueva condición para exigir al presidente del gobierno español, Pedro Sánchez,"hechos" acerca de Cataluña.

Puigdemont dijo desde Berlín a Pedro Sánchez que su gobierno deberá corresponder al nacionalismo catalán si quiere mantener sus apoyos en el Parlamento y, consecuentemente, permitir la continuidad a su Ejecutivo.

En una comparecencia en Berlín para poner punto final a cuatro meses de proceso judicial en Alemania -cerrado por la retirada de su orden de extradición-, Puigdemont se mostró reivindicado en sus posiciones y dispuesto a reemprender su actividad política desde Bruselas, aunque "marcado" por esta etapa.

"El señor Sánchez ha tenido los votos de nuestro grupo parlamentario para ser elegido, y lo que es normal es que alguien que reciba los votos, corresponda. Mientras eso sea así no veo ningún problema para cambiar el sentido de la intención de voto", aseguró.

El líder soberanista apreció que con el nuevo gobierno español se ha producido un "cambio de estilo, de clima y de lenguaje" y puso como ejemplo la entrevista que mantuvieron Sánchez y su sucesor, el actual presidente de la Generalitat, Quim Torra, que se produjo de "manera respetuosa".

No obstante, afirmó que "ahora tiene que venir el tiempo, no de los gestos,sino de los hechos", para agregar que el bloque soberanista "siempre" estará dispuesto al "diálogo" de "lo esencial",un "proyecto político para Cataluña", una visión de cómo "pueda continuar Cataluña dentro de España".

Calificó de "absurdo" que en el pasado el Estado español se haya reunido con "terroristas de ETA", pero tenga reparos en dialogar con el "movimiento independentista catalán", al que calificó de "democrático" y "absolutamente europeísta".

"No se entendería que después de todo en las conversaciones políticas no se hablara de la relación entre Cataluña y España", aclaró Puigdemont, quien defendió que se respete "la voluntad de que decida un pueblo sobre su futuro y su destino".

El líder soberanista evitó trazar líneas rojas de cara a una posible negociación con Madrid asegurando que él no tiene que hacer "ofertas mínimas o máximas" y subrayó que si el Gobierno español apuesta por un referéndum en Cataluña, tendría su "apoyo".

La petición de extradición contra el expresidente catalán por parte del juez del Tribunal Supremo español Pablo Llarena se produjo como consecuencia de la organización de un referéndum ilegal sobre la independencia de Cataluña el pasado 1 de octubre.

La solicitud fue retirada la semana pasada por Llarena después de que la Justicia alemana solo permitiera la extradición por el presunto delito de malversación pero no por el de rebelión, por lo que Puigdemont quedó libre, aunque se mantiene la orden de detención contra él si pisa territorio español.

Puigdemont explicó que el sábado regresará a Bruselas, donde retomará en breve su actividad al frente del denominado Consejo de la República y agregó: "Tengo la voluntad de continuar el mandato de la gente".

Preguntado sobre qué piensa de que el proceso judicial contra él le pueda impedir regresar a España durante veinte años, Puigdemont dijo que podría pisar "suelo catalán" hasta "hoy mismo", antes de precisar que si lo hiciera se trataría de desplazarse a la parte del sureste de Francia que el nacionalismo considera también forma parte de Cataluña.

También calificó de "fake news" (noticias falsas) todas las informaciones que apuntaban a un apoyo de Rusia al movimiento independentista, y subrayó que no hay "evidencias" al respecto.

"Se han publicado muchas 'fake news' sobre la vinculación entre Rusia y Cataluña. Pero no hay ninguna evidencia de que eso sea así. Creo que los 'bots' en internet son los responsables", argumentó el ex presidente catalán.


💬Ver 0 comentarios