Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Graban la escena en que un grupo de guatemaltecos escapaba de la violenta erupción

El Rodeo, Guatemala - Los habitantes de los pueblos en torno al Volcán de Fuego de Guatemala empezaron el lunes a llorar a las pocas víctimas que pudieron ser identificadas, después de que una erupción matara a docenas de personas al arrastrarlas en riadas de lodo y ceniza ardiente.

Los dolientes lloraban por la tarde sobre varios ataúdes colocados en fila en el principal parque de San Juan Alotenango, antes de que los rescatistas iniciaran su receso nocturno. 

No hay electricidad en las zonas más afectadas, Los Lotes y El Rodeo, de modo que las labores de búsqueda se suspendían al anochecer. 

Las autoridades guatemaltecas dieron una cifra de 70 muertos, aunque dijeron haber identificado solo a 17 por ahora porque el intenso calor del material volcánico dejó la mayoría de los cuerpos irreconocibles. 

“Nos está costando mucho identificarlos porque algunos de los fallecidos perdieron sus facciones o las huellas digitales” por los flujos ardientes que salieron del volcán, dijo Fanuel García, el director del Instituto Nacional de Ciencia Forense. “Vamos a tener que recurrir a otros métodos antropológicos y si es posible tomar muestras de ADN para identificarlos”. 

La erupción del domingo tomó por sorpresa a los vecinos de las remotas aldeas de montaña, que tuvieron poco o nada de tiempo para ponerse a salvo. 

Al día siguiente de que el volcán estallara en un halo de ceniza, humo y roca fundida, los trabajadores de emergencias buscaban entre los escombros con palas y maquinaria pesada, una labor peligrosa en un terreno todavía tan caliente que podía fundir las suelas de los zapatos. 

Los cuerpos localizados estaban tan cubiertos con ceniza que parecían estatuas. Los rescatistas utilizaban mazas para romper los tejados de casas llenas de escombros hasta el techo para comprobar si había personas atrapadas dentro. 

Hilda López relató que el barro volcánico arrasó su pueblo de San Miguel Los Lotes, justo a los pies de la montaña. Todavía no sabe dónde están su madre y su hermana. 

“Estábamos en una fiesta, celebrando la llegada de un bebé, cuando una vecina nos llamó a gritos para que fuéramos a ver que la lava ya venía. No le creímos y cuando salimos a ver el lodo caliente ya venía bajando por la calle”, dijo López. 

“Allá se quedó mi mamá, no pudo salir”, añadió la mujer. 

A Joel González, el esposo de López, también le falta su padre. “Se quedó enterrado allá, en la casa”, señaló. Al parecer el hombre no pudo salir de la vivienda que quedó en el camino de uno de los ríos de flujo piroclástico. 

El volcán hizo erupción en un principio en torno al mediodía del domingo, expulsando humo y ceniza que se elevaron varias millas hacia el cielo. En torno a las dos de la tarde llegó una nueva explosión más fuerte, explicó a The Associated Press David de León, vocero de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED) de Guatemala. 

Muy pronto, flujos piroclásticos avanzaron por los flancos del volcán, bloqueando caminos y quemando casas. 

Se desplazó de una forma mucho más rápida. Esto llegó a comunidades ya cuando se estaban generando las alertas de evacuación”, dijo De León. 

Las autoridades ofrecieron instrucciones confusas en un principio. Algunas comunidades lograron evacuarse. Sin embargo, en lugares como Los Lotes y la comunidad de El Rodeo, a unos 12 kilómetros (ocho millas) del cráter, fue muy tarde para muchos. 

Los flujos piroclásticos alcanzaron a algunas personas en sus casas o en las calles, donde las temperaturas alcanzaron hasta 1,300 grados Fahrenheit. 

“Nosotros desde que recibimos la información a eso de las 6 de la mañana que el volcán estaba en fase de erupción, se inició el procedimiento que es verificar en los diferentes sectores y también hablar con las comunidades, con líderes comunitarios”, dijo De León. “Tuvimos la información siempre de nuestro servicio científico y ellos nos decían que la tendencia era que estaba disminuyendo la actividad”. 

En El Rodeo, soldados cubiertos con máscaras azules para protegerse del polvo montaban guardia el lunes detrás de una cinta amarilla que acordonaba la escena, mientras trabajadores con cascos naranjas retiraban cuerpos en camillas. El paisaje cubierto de ceniza, rocas y otros restos aún humeaba en algunos puntos. 

El presidente, Jimmy Morales, recorrió el área del desastre. 

Las autoridades dijeron que habían logrado rescatar a 10 personas con helicópteros de algunas áreas afectadas. CONRED informó de 3,271 desalojados. 

 


💬Ver 0 comentarios