Un hombre lee en un bar frente a una pizarra con el valor del dólar y el real este martes, en otra jornada de incertidumbre luego de las restricciones financieras impulsadas por el gobierno, en Buenos Aires. (EFE)

La victoria de la fórmula Alberto Fernández - Cristina Fernández de Kirchcher del Frente de Todos (Kirchnerismo) en las PASO (primarias presidenciales), el pasado 11 de agosto,  generó un duro impacto no solo para el gobierno de Mauricio Macri, sino para la economía argentina.

Desde hace varias semanas, la economía del país sudamericano se encuentra al borde del abismo, afectada por la falta de confianza, la escasez de divisas en las reservas  del Banco Central y la poca liquidez en el sistema económico, que colocan al país al borde de una crisis.

Las preocupaciones por el aumento del dólar, la inflación y la devaluación se acrecentaron, y las medidas económicas del gobierno para paliar la crisis no parecen tener un impacto favorable en el electorado.

A continuación cinco claves para entender la situación que atraviesa la Argentina, a menos de dos meses para las elecciones presidenciales:

- Unas elecciones primarias que cambiaron el escenario político y económico

Si bien las primarias argentinas, en las que todos los argentinos empadronados pueden votar aún sin estar afiliado a un partido, no definían ningún cargo y cada coalición presentaba un solo candidato a presidente. Pero, sin dudas, los grandes perdedores de estas elecciones fueron los encuestadores que vaticinaron un resultado casi parejo e incluso los mercados respondieron antes de tiempo con una muy buena jornada bursátil el viernes previo a los comicios.

Las encuestas y los mercados se equivocaron y Alberto Fernández sacó el 47.65 % de los votos frente al 32.08% que obtuvo el actual presidente, Mauricio Macri, una ventaja de 15 puntos que sorprendió a todo el arco político argentino.

Si el 27 de octubre Alberto Fernández saca los mismos resultados, será presidente sin segunda vuelta -necesita el 45% o más del 4% y diez puntos de ventaja sobre el segundo-.

- Mauricio Macri y Alberto Fernandez, las dos caras de una misma moneda

El resultado electoral deja a Alberto Fernández en la mejor posición posible para ganar las elecciones, pero no le quita responsabilidad en el futuro próximo del país. Sus primeras declaraciones tras el mal comportamiento de la economía el lunes posterior a las PASO hicieron referencia a que el gobierno de Macri debe ocuparse de ello.

"Estamos empezando una campaña nuevamente, el gobierno tiene que Gobernar, nosotros somos oposición", dijo a su salida de una reunión con su compañera de fórmula, Cristina Fernández.

Macri, en tanto, tomó  medidas económicas de urgencia ante la fuerte depreciación del peso y culpó al kirchnerismo de la jornada fatal en los mercados, minutos después de que su rival en las elecciones le pidiera a él que se hiciese cargo.

Ahora bien, cualquiera de los dos que gane en octubre, ya sea Macri o Fernández, deberá enfrentarse a una Argentina en donde un 32% de la población vive en la pobreza, la inflación es una de las más altas del mundo, los mercados internacionales dejaron de confiar y la moneda (peso argentino) está totalmente depresiada.

- El préstamo del FMI y el cepo cambiario

Los controles cambiarios impuestos por el gobierno argentino, pusieron en peligro la entrega que el FMI debe hacer a la Argentina de un nuevo tramo del rescate solicitado por Macri en 2018, y que representa unos $5,400 millones. 

Asimismo, es importante destacar que el gobierno argentino intenta aplazar los pagos de la deuda al FMI en un intento de obtener cierto margen de maniobra para enfrentar la crisis.

El gobierno decidió establecer controles de capitales y limitar la venta de dólares en un nuevo intento por frenar la corrida cambiaria que arrasa sobre las reservas del Banco Central. Las medidas de urgencia fueron implementadas a través de un decreto firmado el presidente Mauricio Macri que ya entró en vigencia. 

Las medidas para administrar la fuga de capitales restringen la compra de divisas hasta $10,000 mensuales para atesoramiento, bloquean la remisión de utilidades y dividendos de las empresas y obliga a liquidar los dólares de las exportaciones en plazos de hasta 5 días hábiles.

- Incertidumbre hasta diciembre

Así como nadie vio llegar la sorpresa política del domingo que fue un vendaval económico el lunes, es difícil predecir qué sucederá hasta octubre, fecha de las presidenciales, y menos hasta diciembre, cuando asumirá el nuevo Gobierno.

Hasta entonces, el presidente es Mauricio Macri, aunque también sea el candidato que lleva las de perder en la campaña que recién empieza otra vez.

De acuerdo con un estudio de Clivajes consultores, publicado por el diario argentino Perfil, el deterioro de la situación económica hizo que el “núcleo duro” de votantes de Mauricio Macri se mantenga alrededor del 32% en su intención de voto, y que en cambio los números muestren una ventaja aún mayor de Alberto Fernández, que supera el 52%. 

- Las reacciones mundiales

El triunfo de Alberto Fernández fue leído en el exterior como algo poco positivo. Donald Trump fue uno de los principales aliados de Mauricio Macri en el plano internacional. En Europa se cubrió de dudas el reciente acuerdo con el Mercosur, que impulsó Macri. Y el brasileño Jair Bolsonaro auguró un éxodo de argentinos a Brasil si la "izquierda" gana las elecciones, en referencia al kirchnerismo. Las alianzas políticas tienden a modificarse en caso del que el kirchnerismo vuelva al poder en diciembre.


💬Ver 0 comentarios