Kim Jong-un y Trump (semisquare-x3)
Corea del Norte y Estados Unidos siguen protagonizando momentos de tensión. (EFE)

Los gobierno de Corea del Norte y Estados Unidos siguen protagonizando momentos de tensión tras la fallida cumbre entre el líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente estadounidense, Donald Trump, en Hanói (Vietnam), en febrero de este año.

Ahora, el gobierno de Corea del Norte ha acusado a Estados Unidos de mostrar mala fe al llevar a cabo pruebas nucleares y balísticas como parte de su "maligna ambición" para conquistar el país asiático por la fuerza.

La cancillería norcoreana condenó en un comunicado difundido por la cadena local KCNA los recientes ejercicios militares conjuntos entre Estados Unidos y Corea del Sur. 

También se quejó de los vuelos de reconocimiento sobre Corea del Norte y acusó a Washington de "maniobras" para desplegar sofisticadas lanchas de aterrizaje en Japón y misiles balísticos lanzados por submarinos con capacidad nuclear en la Península de Corea.

"Estados Unidos ha mostrado su intención ulterior de buscar una solución basada en la fuerza de los problemas, aunque abiertamente aboga por el diálogo", señaló la cancillería.

La propaganda norcoreana criticó el pasado lunes al Consejero de Seguridad Nacional estadounidense, John Bolton, al que se refirió de "maníaco de la guerra", por decir que Pyongyang violó sanciones de la ONU con sus recientes lanzamientos de misiles de corto alcance.

Hasta ahora Washington y Seúl han sido muy prudentes con respecto a los proyectiles disparados por Pyongyang a principios de mayo para no malograr el diálogo para desnuclearizar la península.


💬Ver 0 comentarios