(horizontal-x3)
Funcionarios militares surcoreanos (d) y sus homólogos norcoreanos (i) inician conversaciones militares intercoreanas en la aldea de tregua de Panmunjom. (EFE)

Corea del Norte repatrió este martes a un ciudadano surcoreano que accedió recientemente y de manera ilegal al país vecino, según confirmó una portavoz del Ministerio sureño de Unificación.

El hombre, de 34 años y apellidado Suh, fue devuelto al Sur a través de la Zona de Seguridad Conjunta (JSA), único punto en la militarizada frontera intercoreana en la que soldados de ambos países se ven las caras.

Las autoridades surcoreanas no han ofrecido más detalles sobre la identidad ni los motivos de Suh para ir a Corea del Norte -país con el que el Sur está técnicamente en guerra y al que sus ciudadanos tienen prohibido entrar sin la correspondiente autorización tanto de Seúl como de Pionyang- y lo están interrogando actualmente.

La Cruz Roja norcoreana informó a las autoridades sureñas antes de repatriarlo de que Suh entró ilegalmente el 22 de julio.

Aún así, la portavoz de Unificación explicó que Seúl aún no ha podido confirmar dicha fecha ni tampoco la manera en la que Suh accedió al país vecino, aunque se sospecha que lo hizo a través de China, ya que hay constancia de que viajó de Corea del Sur al mencionado país antes del 22 de julio.

La portavoz añadió que el gobierno surcoreano considera esta repatriación como un "gesto humanitario positivo" por parte de Pionyang.

Ambas Coreas viven un momento de distensión gracias a las dos cumbres que celebraron en abril y mayo sus respectivos líderes, que se comprometieron a mejorar lazos y trabajar para la "completa desnuclearización" de la península coreana.

Sin embargo, Corea del Norte aún mantiene detenidos en su territorio a seis surcoreanos, tres de ellos misioneros cristianos, a los que acusa de crímenes contra el Estado.

A su vez, el régimen ha instado repetidamente a Seúl a devolver a media docena de camareras norcoreanas que protagonizaron una controvertida deserción en masa al Sur desde China en 2016.

Se cree que el Servicio Nacional de Inteligencia (NIS) surcoreano pudo haber engañado a varias de las mujeres en una operación destinada a mejorar la imagen del anterior gobierno conservador. 


💬Ver 0 comentarios