Un trabajador electoral muestra una boleta durante una elección, en un centro de votación en Pyongyang, Corea del Norte, el 10 de marzo de 2019. (AP Foto/Dita Alangkara) (semisquare-x3)
Un trabajador electoral muestra una boleta durante una elección, en un centro de votación en Pyongyang, Corea del Norte, el 10 de marzo de 2019. (AP Foto/Dita Alangkara)

Corea del Norte— Millones de votantes norcoreanos, incluyendo el líder Kim Jong Un, acudieron a las urnas el domingo para elegir a los aproximadamente 700 miembros que conformarán la próxima sesión de la Asamblea Nacional, aunque la elección era más un acto de apoyo que una competencia.

Los electores podían elegir únicamente a un candidato, sancionado previamente por el estado, por escaño y el voto no se emite para elegir sino para respaldar o, al menos en teoría, rechazar a ese aspirante.

Los comicios, que se celebraron por última vez en 2014, renovarán por completo la Asamblea Suprema del Pueblo, que sobre el papel es el mayor órgano de poder de Corea del Norte. Sus delegados proceden de todo el país y todos los sectores de la sociedad. Los candidatos son elegidos por el gobernante Partido del Trabajo de Corea y por un par de formaciones de coalición más pequeñas que están representadas en la cámara.

Kim, recién llegado de Hanói tras su segunda cumbre con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, también es miembro de la asamblea, aunque su poder reside en su control absoluto sobre el partido, el gobierno y el ejército. Medios estatales emitieron imágenes del líder votando en un centro electoral habilitado en la Universidad Tecnológica Kim Chaek de Pyongyang.

Como era costumbre en la Unión Soviética y en otras naciones comunistas, la participación suele ser del 99% o superior. Votar es considerado normalmente un deber y una responsabilidad y quedarse en casa no es una opción.

"Estoy muy orgullosa de votar por primera vez”, dijo Kim Ju Gyong, una universitaria de 19 años, que votaba el domingo por la mañana en la escuela primaria número 4 de la capital. "Me siento feliz de ser una ciudadana y quiero hacer lo mejor para el futuro de mi país”.

La ley norcoreana establece la edad mínima para votar en 17 años.

La votación comienza alrededor de las 10:00 de la mañana, dependiendo de la ubicación del centro electoral, y continúa hasta bien entrada la noche. Los votantes deben presentar su tarjeta de identificación a los funcionarios para recibir su boleta con el nombre del candidato único, que depositan en una caseta de votación privada. Si lo aprueban, dejan el papel en la urna y, si no lo hacen, deben tachar el nombre y depositarlo en la misma caja.

Pero un funcionario dijo a The Associated Press que esto nunca ocurre.

"Nadie vota en contra del candidato”, señaló Jin Ki Chol, presidente de un comité electoral que supervisó un centro de votación instalado en una fábrica de cable en el centro de Pyongyang.

Las jornadas electorales son días festivos en la hermética nación. Bandas de música actuaban mientras los electores esperaban en fila y otros grupos bailaban para los que ya habían completado el proceso.

Funcionarios en dos centros de votación visitados por la AP dijeron que no están seguros de cuántos diputados se eligen exactamente este año o cuando se anunciarán los resultados. Hace cinco años se eligieron 687 representantes y los resultados se dieron a conocer dos días después de los comicios.


💬Ver 0 comentarios