Crecen las dudas sobre la causa del incendio del Museo de Rio De Janeiro (semisquare-x3)
Vista aérea del Museo Nacional de Brasil tras quedar arrasado por un incendio, en Río de Janeiro. (AP / Mario Lobao)

Investigadores y forenses esperaban poder acceder este martes al Museo Nacional de Brasil, en Río de Janeiro, que quedó destruido en un incendio, para descubrir cómo comenzaron las llamas y qué queda de los 20 millones de artículos que hacían de él uno de los más importantes de América Latina.

Luego del fuego que arrasó el museo el domingo, los ingenieros estaban realizando pruebas en la estructura para asegurarse de que no se vendrá abajo. Las autoridades mostraron preocupación el lunes por la fragilidad de paredes internas y de parte del techo.

El museo contenía la mayor colección de artículos históricos y científicos de Latinoamérica, y las autoridades sugirieron que los daños podrían ser catastróficos. Un funcionario dijo a un medio brasileño que hasta el 90% de su acervo podría haber quedado destruido.

Por el momento se desconoce la causa del incendio. La Policía federal asumirá la pesquisa ya que el museo formaba parte de la Universidad Federal de Río de Janeiro. Pero manifestantes, comentaristas y los propios directores del museo señalaron que los años de abandono gubernamental habían dejado el centro con tan pocos fondos que su personal tuvo que recurrir a cibersitios de crowdfunding para poder abrir exposiciones. En otro ejemplo de los problemas que atraviesan los servicios públicos en el país, inicialmente los bomberos tuvieron problemas para contener las llamas porque las bocas de riego próximas al inmueble no funcionaban. En su lugar, hubo que llevar agua en camiones desde un lago cercano.

Roberto Leher, rector de la Universidad Federal de Río de Janeiro, dijo que era bien sabido que el inmueble era vulnerable al fuego y que necesitaba amplias reparaciones. De hecho, recientemente se aprobó una partida de casi cinco millones de dólares para una renovación ya prevista, que incluía la mejora del sistema de prevención de incendios, pero el dinero aún no se había desembolsado.

Las dos posibles teorías del inicio del fuego

Las autoridades brasileñas no han dado ningún indicio sobre las causas que originaron el fuego en el Museo de Río de Janeiro. Sin embargo, la prensa de ese país ha empezado a conjeturar acerca de algunas teorías que habrían originado las llamas y que podrían esclarecer las causas del desastre.

El lunes, el ministro de Cultura Sergio Sá Leitao se refirió a que se estudian dos posibilidades en torno al desencadenante del incendio. Por un lado, la caída de un pequeño globo aerostático o lámpara china y, por el otro, un cortocircuito, según el diario brasileño Folha de Sao Paulo.

En Brasil, estos globos son llamados "baloes" y se utilizan especialmente durante las fiestas "juninas" (una celebración tradicional religiosa que se realiza a mitad de año en algunas ciudades del país).

Con respecto al cortocircuito, se cree que este se podría haber generado en el laboratorio audiovisual del museo.

"Parece que el fuego comenzó por encima, en lo alto, y fue bajando", dice Leitão, en Radio Eldorado, una estación del diario brasileño Estadao.

El gobierno brasileño anuncia la reconstrucción del museo

El gobierno de Brasil anunció  que comenzó el proceso de reconstrucción del Museo Nacional de Río de Janeiro.

La reconstrucción fue anunciada en una rueda de prensa concedida frente a las ruinas de la histórica construcción por los ministros de Educación, Rossieli Soares, y de Cultura, Sergio Sá Leitao, en medio de protestas por el abandono al que el gobierno había condenado la institución y la indignación de funcionarios que durante años denunciaron la falta de recursos para su manutención.

Soares afirmó que la reconstrucción comenzará con la inmediata entrega de 10 millones de reales (unos $2.4 millones) "para garantizar la estructura física y la seguridad, incluso estructural", del Museo Nacional.

Ello debido a que la Defensa Civil decretó la intervención de la edificación de 200 años tras una inspección en la que se concluyó que, pese a que la fachada y las paredes externas siguen en pie, los muros internos y los pisos fueron comprometidos por el fuego y pueden desplomarse en cualquier momento.

El ministro agregó que, en una segunda fase, se destinarán 5 millones de reales más (unos $1.2 millones) para financiar un proyecto ejecutivo de reconstrucción que aún no está definido, pero que tendrá el apoyo de la Unesco.

El museo, cuyo edificio principal fue en su día el hogar de la familia real, tenía un gran número de especímenes paleontológicos, antropológicos y biológicos. También contenía una calavera llamada Luzia, que era uno de los fósiles más antiguos hallados nunca en América, una momia egipcia y el mayor meteorito descubierto en Brasil, que es uno de los pocos objetos que las autoridades confirmaron que sobrevivió a la tragedia. Parte del catálogo estaba guardado en otras partes y se salvaron de ser pasto de las llamas.

Luiz Fernando Dias Duarte, subdirector del museo, apuntó que posiblemente que todo lo que estaba guardado en el edificio principal se quemó, y Cristiana Serejo, otra subdirectora del centro, contó al cibersitio de noticias G1 que alrededor del 10% de la colección sobrevivió al incendio.


💬Ver 0 comentarios