Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Bruno Rodríguez Parrilla (horizontal-x3)
Bruno Rodríguez Parrilla ofreció en Austria las primeras declaraciones de un funcionario cubano tras el anuncio de Trump la semana pasada. (AP)

LA HABANA, Cuba.- El gobierno cubano advirtió hoy que las medidas del presidente Donald Trump que detienen el progreso de las relaciones bilaterales entre los dos países tendrán un impacto directo en la economía del país, particularmente al sector privado cubano, que está altamente vinculado a las empresas estatales de Cuba.

El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, ofreció en Austria las primeras declaraciones de un funcionario cubano tras el anuncio de Trump la semana pasada, para condenar la acción del gobierno estadounidense, que revierte la política de acercamiento impulsada por el pasado presidente Barack Obama.

“Dichas medidas provocarán daños humanos y privaciones, afectarán a las familias cubanas, traerán daños económicos, no sólo a las empresas estatales en Cuba, sino también a las cooperativas y a los trabajadores por cuenta propia o privados. Dañarán especialmente a los trabajadores por cuenta propia o privados. Harán daño también y aumentarán la emigración cubana hacia Estados Unidos”, dijo Rodríguez Parrilla en una rueda de prensa, realizada en la capital austriaca –Viena-, que fue transmitida por la mayoría de los medios estatales cubanos.

“Es evidente que las medidas que está aplicando el Gobierno de Estados Unidos dañarán al pueblo cubano y dañarán particularmente a los sectores con lo que el gobierno de Estados Unidos declara tiene más interés en relacionarse. En Cuba será imposible dañar al sector estatal de la economía sin dañar gravemente al sector cooperativo y de cuenta propio o de pequeños negocios privados, en particular sectores que atienden áreas que son impactadas de las medidas de Trump”, agregó el canciller cubano.

Trump anunció en Miami la semana pasada un giro en su política hacia Cuba que cambia el tomado por Obama, quien restableció las relaciones diplomáticas con el gobierno cubano tras más de medio siglo de quiebre.

Si bien su medida deja intactos elementos como las relaciones diplomáticas y otros acuerdos, como los migratorios, la acción ataca a la yugular de la economía cubana, al impedir los negocios de empresas estadounidenses con la poderosa maquinaria empresarial militar de Cuba y emitir nuevas regulaciones a los viajes de los ciudadanos de Estados Unidos a la isla.

Rodríguez Parrilla tildó el anuncio como “grotesco” y criticó la presencia de “terroristas, politiqueros y esbirros (del exdictador Fulgencio Bastista)” a quienes formaron parte del auditorio miamense.

El jefe de la diplomacia cubana aseguró que “las medidas dañarán fundamentalmente a los ciudadanos y las empresas estadounidenses” y que significan un “retroceso” en las relaciones bilaterales entre ambas naciones.

Dejó abierta la puerta al diálogo, pero advirtió que Cuba no permitirá ninguna violación a su independencia.

“Cuba está dispuesta al diálogo y a continuar una discusión de los asuntos bilaterales pendientes dentro de las bases de la igualdad y la soberanía. Cuba y Estados Unidos pueden convivir civilizadamente”, expresó.

“Cuba no hará concesiones inherentes a su soberanía… Jamás negociaremos bajo presión o amenaza… No será una directiva presidencial de los Estados Unidos la que pueda torcer el rumbo soberano de Cuba… Los cambios que sean necesarios en Cuba, los decidirá soberanamente el pueblo cubano, no pediremos permiso a nadie”, agregó.

Rodríguez Parrilla no quiso especular sobre cuál será el siguiente paso de su gobierno, pero sí indicó que esperarán a evaluar las regulaciones que se desprendan de la directriz presidencial para poder ver cuál será el curso de acción.

Adelanto que no deportarán a Estados Unidos a fugitivos de la justicia estadounidense que hayan sido acusados por sus luchas ideológicas o de derechos civiles y que tampoco serán entregados aquellos delincuentes que hayan sido juzgados y cumplido su condena en el sistema penal cubano, como quiere Trump. Reveló que Cuba ha entregado a Estados Unidos a 12 criminales que se refugiaban en el país.


💬Ver 0 comentarios