Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Madrid - Acaso no haya llegado aún el fin para el régimen de Bachar el Asad, y su Ejército y sus milicias sean capaces de expulsar a los rebeldes armados que el domingo se apoderaron parcialmente de media docena de barrios de Damasco. Pero las batallas sin precedentes que desde hace 36 horas se libran, por primera vez, en plena capital demuestran que no pueden ganar esa guerra como tampoco lograron acabar con la rebelión pacífica antes de que, en 2011, los alzados optasen por la lucha armada.


💬Ver 0 comentarios