Los candidatos a la Presidencia de México: Ricardo Anaya, Andrés Manuel Lopez Obrador, José Antonio Meade y Jaime Rodriguez (horizontal-x3)
Los candidatos a la Presidencia de México, de izquierda a derecha: Ricardo Anaya, Andrés Manuel Lopez Obrador, José Antonio Meade y Jaime Rodriguez. (National Electoral Institute via AP)

El último debate entre los candidatos a la presidencia de México concluyó con cruces de acusaciones de corrupción, aunque los temas sobre los que los ciudadanos enviaron sus preguntas eran sociales, desde la educación a la disminución de la pobreza.

En este terreno, el izquierdista Andrés Manuel López Obradorseñaló que “donde no hay corrupción no hay pobreza, no hay desigualdad, no hay violencia”. El aspirante oficialista, José Antonio Meade, contestó que propuestas populistas como las suyas provocan más desempleo y pobreza, diciendo “Esa película ya la vimos”.

El líder de la coalición de derecha e izquierda, Ricardo Anaya, puso el foco en la tecnología, en llevar internet gratuito y celulares a todas partes y en acabar con los programas sociales “para controlar a los pobres”.

“Hay que hacer trabajar a la gente”, dijo por su parte el aspirante independiente, Jaime Rodríguez.

El candidato presidencial opositor Ricardo Anaya acusó al oficialista José Antonio Meade de estar implicado en el escándalo de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht.

“Este decreto que contiene tu firma te implica a ti directamente en el último gran escándalo de corrupción de Odebrecht”, dijo. “Tú, José Antonio, y tu jefe, Enrique Peña Nieto, van a enfrentar la justicia cuando sea presidente de México porque es lo correcto”.

No van a quedar sin castigo”, agregó Anaya, tras reiterar que creará una fiscalía para enjuiciar los principales escándalos, como la desaparición de los 43 estudiantes de magisterio en el sur del país en 2014 o el escándalo por una casa de la esposa del presidente que estaba a nombre de un contratista favorecido cuando Peña Nietoera gobernador.

Meade, por su parte, dijo que el único indiciado por un delito es Anaya, aunque no ofreció más detalles.

En tanto, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, a quien Anaya acusa de pactar con el actual presidente, contestó que él aspiraa la justicia, no a la venganza. “No es mi fuerte la venganza”.

Por su parte, Ricardo Anaya dijo que el favorito, Andrés Manuel López Obrador, dio contratos sin licitación en proyectos de infraestructura cuando fue alcalde de la capital (2000-2005) y mostró un cartel con una web donde dice se encuentran las pruebas. “Te has convertido en lo que tanto criticabas”, le espetó.

“No soy corrupto como tú”, contestó el izquierdista, que ironizó sobre la gran ventaja que les lleva a sus contrarios en los sondeos de intención de voto, que hace que se desesperen, dijo.

El oficialista José Antonio Meade también lanzó el mismo calificativo a López Obrador además de acusarle de generar pobreza durante su periodo al frente del gobierno de la Ciudad de México.

El favorito en la encuestas, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, y el aspirante de la coalición de derecha e izquierda, Ricardo Anaya, coincidieron en asegurar que el primer paso para lograr relanzar la economía de México y tener dinero para sus propuestas sería el combate contra la corrupción, ya que ninguno elevaría los impuestos.

Según una encuesta publicada por Ipsos/Berumen divulgado el martes por la Confederación Patronal Mexicana, López Obrador tiene el 41% de la intención de voto; frente al 21% de Anaya y el 13.6% de Meade. El candidato independiente Jaime Rodríguez se quedaría en el 2.3% y habría un 21% de indecisos.


💬Ver 0 comentarios