Dejan en libertad a una joven salvadoreña encarcelada por un intento de aborto (horizontal-x3)
La joven salvadoreña Imelda Cortez (c) fue absuelta de los cargos de intento de homicidio en una audiencia celebrada en la localidad de Usulután, El Salvador. (EFE)

La joven salvadoreña Imelda Cortez, acusada de tentativa de homicidio cometido al supuestamente intentar abortar, fue puesta en libertad luego de permanecer en prisión un año y siete meses.

La joven de 20 años sufrió violencia sistemática desde que tenía 12 y fue abusada por su padrastro, Pablo Henríquez, de 70 años, de quien quedó embarazada. La paternidad se comprobó con una prueba de ADN.

Aunque la Fiscalía pidió cambio en la tipificación del delito, de tentativa de homicidio a abandono y desamparo de persona en perjuicio de una menor de edad, el juez del Tribunal de Sentencia de la localidad de Usulután (oriente), Hugo Noé García, absolvió a Cortez de los cargos de intento de homicidio.

"En síntesis y luego de todos los elementos expuestos lleva a este juez a emitir un fallo absolutorio a favor de Imelda Cortez", señaló García durante la lectura del fallo.

El juez dijo que la "joven no actuó con dolo" y, de acuerdo con los informes médicos, "sufrió una grave perturbación de la conciencia luego de expulsar a su hija en una letrina".

Añadió que la lectura de la sentencia será el próximo 10 de enero de 2019 a las 3:30 p.m. hora local (2:30 p.m. en Puerto Rico).

Por su parte, Arnau Baulenas, uno de los abogados de Cortez, explicó que la decisión del juez "obedece a su independencia y, aunque se planteó un cambio en la tipificación en el delito, él tomó la decisión de absolver a Imelda del cargo por el que era acusada inicialmente".

"Estamos satisfechos por el fallo (...) valoramos el cambio (en el delito) que hizo la representación fiscal, pero al final tenemos que tener en cuenta que los jueces tienen independencia para decidir", indicó.

La joven de 20 años de edad aceptó este lunes un "juicio abreviado" en su contra y el cambio en el delito para reducir su pena, y su defensa solicitó al juez que la dejara en libertad.

Durante el proceso, la defensa alegó que la joven sufrió una emergencia obstétrica durante su embarazo, producto de violación sexual de su padrastro, que llegó a término y actualmente su hija tiene un año y siete meses de edad.

“Un juez confirmó lo que ya sabíamos desde el principio: Ella es inocente, era una niña que vivía en la pobreza cuando su padrastro comenzó a violarla, ella era una joven cuando dio a luz a una niña engendrada por la persona que debería de haberla protegido”, declaró Paula Ávila Guillén, directora de Iniciativas de América Latina en el Woman´s Equality Center.

Organizaciones de El Salvador como el Colectivo Feminista para el Desarrollo Local y la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto Terapéutico, Ético y Eugenésico y el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), han sostenido una lucha exigiendo la libertad de joven, y aseguran que ella una de las tantas víctimas de la injusticia social que impera en El Salvador.

“Ella se merece la libertad, no es justo que esté presa, es una grosería lo que han hecho con ella. A ella la mandaron a la cárcel y el hombre, el violador anda suelto, no es justo”, dijo Zuleyma Dinora Beltrán, una mujer que fue condenada a 26 años de prisión luego de sufrir un parto extra hospitalario pero que ya está en libertad.

El Salvador es uno de los pocos países del mundo en los que el aborto está prohibido en todas las circunstancias, y donde las mujeres que sufren complicaciones del embarazo, que provocan abortos espontáneos o emergencias obstétricas, son a menudo acusadas de homicidio agravado por la fiscalía.


💬Ver 0 comentarios