Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La Habana - Encerrado en una diminuta celda total y perpetuamente a oscuras, el único sonido que solía escuchar era el eco de sus pensamientos y el murmullo de sus oraciones, sin la menor idea del tiempo que había transcurrido desde que no había vuelto a ver la luz del sol.


💬Ver 0 comentarios