Denuncian nueva agresión de grupos oficialistas hacia los católicos en Nicaragua (semisquare-x3)
Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado. (EFE)

Grupos de personas señaladas como afines al gobierno del presidente Daniel Ortega agredieron nuevamente a feligreses dentro de una parroquia de Nicaragua, denunció este jueves la comunidad católica de la ciudad de Catarina.

Los atacantes irrumpieron la noche del miércoles en la parroquia de Catarina, a 42 kilómetros (26 millas) al sur de Managua, para sustraer una imagen de San Silvestre en medio de una fiesta religiosa dado que es el patrono de la ciudad.

Según los testigos, el grupo de afectos al gobierno entró al templo de forma intempestiva lanzando golpes y gritando insultos contra el párroco Jairo Velásquez, a quien ya habían golpeado en julio pasado.

La agresión contra el sacerdote se debió a que este decidió no sacar de la parroquia la imagen de San Silvestre, para evitar confrontaciones en medio de la polarización política que vive Nicaragua, lo que habría molestado a los grupos oficialistas.

Por su lado, el cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes denunció que policías y paramilitares ingresaron a la Casa Cural de Catarina, en donde revisaron y se llevaron algunas pertenencias de la parroquia y del sacerdote Velásquez, "quien se encuentra asustado por la actitud de estas personas".

El religioso indicó, a través de una declaración publicada por la Arquidiócesis de Managua, Masaya y Carazo, que el párroco se encuentra bien y no ha sido detenido.

"El Señor Cardenal insiste al gobierno y jefes policiales a detener los ataques en contra de la población, además pide respeto a los templos y casas parroquiales y artículos personales de los sacerdotes que se usan en labor humanitaria", señaló la fuente.

La Policía Nacional aún no se refiere a esa denuncia.

La crisis que vive Nicaragua desde abril pasado ha dejado entre 325 y 545 muertos, según cifras de organismos humanitarios locales y extranjeros, mientras que el gobierno de Ortega reconoce 199 víctimas morales.

Los organismos además cuentan 674 "presos políticos", frente a 340 que acepta el gobierno, y que clasifica como "terroristas", "golpistas" y "delincuentes comunes".

El gobierno de Ortega es señalado por organismos locales e internacionales de graves abusos contra los manifestantes yla población civil, que lo niega y denuncia un supuesto intento de golpe de Estado.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo comenzaron, el 18 de abril pasado, tras 11 años de Gobierno continuo, por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia, tras el saldo mortal de las manifestaciones.


💬Ver 0 comentarios