avión incendiado el domingo en el aeropuerto moscovita de Sheremétievo (semisquare-x3)
Miembros de los servicios de emergencia permanecen junto al fuselaje del avión incendiado en el aeropuerto moscovita de Sheremétievo, Rusia. (EFE)

Rusia se encuentra conmocionada e investigando la tragedia del avión Sukhoi Superjet 100 (SSJ-100) de la compañía aérea Aeroflot, que este domingo aterrizó de emergencia en el aeropuerto moscovita Sheremetievo y posteriormente se incendió, provocando la muerte de al menos 41 personas.

El ministro de Transportes, Yevgeny Dietrich, dio a conocer este lunes el último balance sobre las víctimas fatales y afirmó que seis sobrevivientes fueron hospitalizados, según informó AP. 

En total, la aeronave trasladaba a 78 personas en su interior, incluidos cinco tripulantes. Aunque las razones del incendio aún son indagadas, los investigadores ya barajan tres principales hipótesis sobre lo ocurrido. Revisa a continuación cuáles son y lo que se sabe hasta ahora. 

Los acontecimientos

El avión despegó desde el aeropuerto de Sheremetievo, en Moscú, el domingo a las 6:02 p.m. hora local (11:02 a.m. en Puerto Rico) y se dirigía a la ciudad de Murmansk, en el norte del país. 

Pero menos de media hora después, la máquina retornó hasta su punto de partida. "Tras el despegue, la tripulación señaló una anomalía y tomó la decisión de regresar al aeropuerto", indicó el aeródromo en un comunicado anoche.

A las 6:30 p.m. hora local (11:30 a.m. en Puerto Rico), el avión realizó un aterrizaje de emergencia y, con sus depósitos de combustible llenos, tocó tierra con brusquedad. Inmediatamente después de colisionar con la pista, estalló en llamas. 

Vídeos del siniestro muestran a pasajeros saliendo por los toboganes de emergencia desplegados desde la parte delantera del avión, mientras crecía una humareda negra desde la zona trasera. "El aterrizaje fue duro, casi perdimos el conocimiento por el miedo. El avión percutió en la pista como un saltamontes y ardió en el suelo", explicó Piotr Egorov, un pasajero sobreviviente, al diario Komsomolskaia Pravda.

Hipótesis de los investigadores

El Comité de Investigación, principal organismo ruso encargado, informó que durante los operativos se logró recuperar dos cajas negras del avión, aunque advirtieron que la lectura de los datos de los dispositivos puede llevar entre dos y cuatro semanas. 

Mientras, Svetlana Petrenko, vocera del comité, dio a conocer las principales hipótesis sobre la tragedia: pilotos sin cualificación suficiente, fallo del equipo o las malas condiciones meteorológicas. El lunes, el piloto Denis Evdokimov afirmó en medios rusos que el SSJ-100 tuvo que efectuar un aterrizaje de emergencia, luego de que perdiera una parte del material a bordo a raíz del impacto de un rayo. Había tormentas en la zona de Moscú cuando aterrizó el avión. 

"Debido a un rayo, perdimos el contacto de radio y pasamos al régimen de pilotaje mínimo (...) Es decir sin ordenador, como es habitual, pero de forma directa. En régimen de emergencia", explicó el piloto al diario ruso Komsomolskaia Pravda. "Conseguimos restablecer la comunicación a través de la frecuencia de emergencia, pero era corta y funcionaba solo de forma intermitente (...) Pudimos decir algunas palabras pero luego el contacto desapareció", precisó.

Según él, el aparato terminó ardiendo en la pista debido al violento aterrizaje. "La razón es seguramente la siguiente: los depósitos estaban llenos", sostuvo. 

Las primeras fuentes señalaron que el incendio se declaró a bordo, pero en un vídeo publicado varias horas después del accidente se ve cómo el avión toca la pista del aeropuerto y rebota antes de incendiarse. 

Dimitri Khleboshkin, uno de los pasajeros que logró salir con vida, declaró a Ria Novosti haber visto "un relámpago de luz blanca" durante el vuelo. 

Pese a las condiciones del clima, las autoridades también indagan la posibilidad de una falla técnica en el avión, debido a que el modelo ya había presentado irregularidades en otras ocasiones. El Comité de Investigación abrió una causa por violación de las reglas de seguridad.

El avión 

En los últimos meses, el SSJ-100 ha sido protagonista de varios incidentes. En abril, un aparato del mismo modelo no pudo despegar para cubrir la ruta entre las ciudades de Moscú y Voronezh, por "un fallo técnico"; un mes antes, otro se vio obligado a regresar al aeropuerto de partida en Moscú por grietas en el parabrisas, mientras que la misma máquina que se incendió ayer ya había sufrido otro percance en enero de 2018, cuando no bajaron los flaps (instrumento que sirve para aumentar la sustentación del avión a bajas velocidades) a la hora de realizar un aterrizaje. 

El SSJ-100 fue el primer avión civil diseñado en Rusia tras el colapso de la Unión Soviética

Desde 2011, cuando comenzó su explotación comercial, se han producido 186 unidades del modelo, que tiene capacidad para hasta 108 pasajeros, una autonomía de vuelo de 3,000 kilómetros (1,864 millas) y un precio unitario de 35 millones de dólares, consignó EFE.

Aunque fue lanzado con orgullo en su momento, el modelo ha sido criticado en reiteradas ocasiones y ha tenido muy poca aceptación fuera del mercado ruso. Incluso, varias empresas extranjeras han citado problemas de confiabilidad. 

Su propia inauguración se vio empañada por el accidentede un aparato durante un vuelo de demostración en Indonesia, en mayo de 2012. Murieron 45 personas. "El SSJ-100 no es un avión muy bueno. Tiene problemas de diseño. Los problemas existen y no sé por qué los ocultan a la población", declaró el piloto ruso retirado, Yuri Sítnikov. 

El experto dijo a la radio Komsomólskaya Pravda que el avión, fabricado según tecnologías de Boeing, presenta las mismas imperfecciones que otros aparatos modernos.

Tras la tragedia de este domingo, desde el Kremlin insistieron en la necesidad de esperar a los resultados de la investigación, antes de tomar cualquier decisión sobre el futuro del modelo accidentado.


💬Ver 0 comentarios