Los pobladores de Tlahuelilpan entierran a sus muertos tras la trágica explosión en una toma clandestina de gasolina. (AP) (semisquare-x3)
Los pobladores de Tlahuelilpan entierran a sus muertos tras la trágica explosión en una toma clandestina de gasolina. (AP)

Desde Ciudad de México - Calles vacías, silencio, tristeza e incertidumbre es el panorama que prevalece en el municipio de Tlahuelilpan, en el estado de Hidaldo, centro de México, luego de la explosión de una toma clandestina de gasolina que se registró el viernes y que ha dejado hasta el momento  98 muertos. 

Los pobladores de la comunidad de San Primitivo, Tlahuelilpan, no terminan de reponerse de la tragedia que enlutó al municipio. Unos tratan de regresar a sus actividades habituales, pero les es imposible ya que la pena que pesa sobre ellos es demasiada.

Y es que siendo una población pequeña (alrededor de 19,800 habitantes) casi todos se conocen y los que no han perdido a un familiar, están preocupados por algún amigo, conocido, o vecino. No pueden ser ajenos al dolor. 

"Es muy triste caminar por las calles. Sentir la tristeza, la nostalgia y el dolor de las personas que han perdido a un familiar", declaró para Noticieros Televisa Martha Rodríguez, habitante de Tlahuelilpan. 

El ambiente en la comunidad es desolador, tanto que ha pegado en la actividad comercial del sitio. Por ejemplo, un pequeño mercado ambulante que se coloca cada semana, lució casi vacío. 

“Hoy es un día que es de compras. No hay gente, está muy triste, alguns puestos (plazas) no vinieron, por lo mismo. Es nuestro mejor día y es el día qué hay mucha gente y ahora está todo muy triste”, declaró Cenorina Tovar Flores a Noticieros Televisa.

Algunos habitantes se encuentran en los hospitales al pendiente de los más de 40 heridos, la mayoría se encuentran graves. 

Otros siguen buscando a su gente como Lorena Mendoza Olvera, quien acudió a la zona de la tragedia para ver si puede encontrar algún indicio del paradero de su esposo , César Uriel Peña Linares, de 23 años, ya que en su nombre no aparece en la lista de hospitalizados ni en la de muertos, publicó el sitio Animal Político.

"Encontré todavía parte del pantalón y una bota intacta de él. Si él hubiera estado justo ahí (en la zona más cercana a la toma) hubiera sido de las personas totalmente calcinadas, no se hubiera encontrado nada”, declaró la mujer.

La tragedia se registró el viernes de la semana pasada luego de que se corriera la voz de una fuga de gasolina en una toma clandestina. Cientos de personas acudieron a recolectar el combustible a pesar de la presencia del Ejército Mexicano.  

La explosión en uno de los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) marcó un antes y un después en la vida de los habitantes de la comunidad, que ahora llora a sus muertos que poco a poco van enterrando. 

Desde el fin de semana, una de las escenas comunes en la zona son las carrozas fúnebres llenas de flores, que llevan los féretros a la iglesia donde se realiza una misa en memoria de los fallecidos. 

Luego las guaguas, donde se trasladan los restos, se dirigen al cementerio municipal. En algunos casos grupos de música regional sigue al cortejo fúnebre, una costumbre muy arraigada en algunas provincias del país.

Las escenas son desgarradoras. Esposas, padres, hijos y demás familiares y amigos  lloran durante su recorrido hacia el cementerio para dar el último adiós a sus muertos.

Pero ante el número de fallecidos que dejó la tragedia, el cementerio municipal es insuficiente, por lo que el alcalde Juan Pedro Cruz anunció la ampliación del lugar para cumplir con la demanda de espacios.

“Ya comenzaron a realizarse los trabajos. Vino maquinaria del gobierno estatal y transportistas de Tlahuelilpan, y ya se está encalando el terreno para limitar lugar de estacionamiento”, declaró para el diario El Sol de Puebla.

Tlahuelilpan tiene una población de casi 20,000 habitantes. La comunidad se dedica principalmente a las actividades agropecuarias y al comercio. 

Aunque una pequeña parte de la gente entró a las filas del crimen organizado para robar combustible, practica conocida en México como huachicoleo, dijo el alcalde Cruz.

"Tlahuelilpan es un pueblo trabajador. No voy a negar que una personas por necesidad se unieron a estos grupos delictivos", comentó el alcalde.

Hasta el momento, se tiene un saldo de 45 heridos y  han abierto 79 carpetas sobre las personas desaparecidas.


💬Ver 0 comentarios