Duterte llamó al pueblo filipino a denunciar cualquier acto de corrupción o abuso en el que pudieran estar involucrados funcionarios públicos. (EFE)

Rodrigo Duterte, el presidente de Filipinas, sigue generando polémica cada vez que aparece en público o que ofrece un discurso a sus seguidores. 

Ahora, el presidente filipino instó durante la inauguración del centro de gobierno de Bataan (norte de Filipinas) a disparar de forma no mortal a los funcionarios corruptos; incluso dijo que defenderá tal acción, según una información publicada por el diario Manila Bulletin.

Duterte reconoce que la corrupción se ha convertido en "un gusano dentro de casi todos en el gobierno", Duterte declaró durante su discurso que "si estos tontos", haciendo referencia a los funcionarios corruptos, "piden un soborno, abofetéelos. Si tiene un arma, puede dispararles, pero no matarlos".

El mandatario aseguró que cualquier persona que dispare contra un funcionario que incurra en actos de corrupción únicamente será acusada de causar lesiones y no terminará en prisión. "Solo serán lesiones físicas graves" y "será dejada en libertad condicional", dijo.

Durante su discurso llamó al pueblo filipino a denunciar cualquier acto de corrupción o abuso en el que pudieran estar involucrados funcionarios públicos.

Previamente, el mandatario fue objeto de polémica al afirmar en una rueda de prensa que está dispuesto a decapitar con sus propias manos a las personas que sean detenidas por actividades relacionadas con el narcotráfico.

El gobierno filipino, informó que en los próximos días emitirá una orden ejecutiva para mejorar el funcionamiento de las agencias gubernamentales y acelerar el trámite de permisos, licencias y otras solicitudes. Advirtió que los largos tiempos que tardan en emitir la documentación es una de las causas del aumento de la  corrupción.


💬Ver 0 comentarios