(horizontal-x3)
Rafael Correa vivie en Bélgica desde hace un año. (AP)

Ecuador pedirá a la Interpol el arresto y extradición del expresidente Rafael Correa, luego de no haberse presentado ante la Corte Nacional de Justicia en Quito, como medida cautelar tras ser vinculado al caso de intento de secuestro del exasambleísta opositor Fernando Balda.

La jueza Daniella Camacho aceptó el pedido del fiscal general del Estado, Paúl Pérez, y ordenó su prisión preventiva, con fines de investigación.

Además de un pedido a la Interpol para que ubiquen a Correa, que reside en Bélgica con su familia desde el año pasado, con fines de extradición.

Ante esa situación, exmandatarios latinoamericanos han expresado su apoyo a Correa.

"Solidaridad Correa. Una nueva ofensiva cargada de infamia y calumnia se desata contra el presidente Rafael Correa", indicó en su cuenta de Twitter Manuel Zelaya, expresidente de Honduras, derrocado por un golpe de Estado en el 2009.

Además, el exgobernante hondureño dijo que "junto al pueblo de Honduras y de Latinoamérica" condena "enérgicamente esa cacería y sus autores", destacó el exmandatario hondureño.

Otro que expresó su apoyo a Correa es el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, preso por corrupción, denunció que el exmandatario ecuatoriano es "víctima de la judicialización de la política" y aseguró que la "justicia vencerá".

Lula, encarcelado desde abril por corrupción pasiva, transmitió su solidaridad a Correa a través de una carta reproducida en su cuenta de Twitter, en la que criticó la actitud de "algunos jueces" que quieren descalificarlos.

"Compañero @MashiRafael, he sabido que usted también, de forma tan absurda como hacen conmigo, es víctima de la judicialización de la política, en la que algunos jueces quieren descalificarnos como dirigentes políticos", señaló Lula a través de su cuenta en Twitter.

El presidente boliviano, Evo Morales, rechazó la solicitud de encarcelamiento contra el exmandatario ecuatoriano Rafael Correa y denunció una supuesta "injerencia" de Estados Unidos en ese pedido.

"Rechazamos solicitud de la Fiscalía de Ecuador de prisión preventiva contra el expresidente de ese país, Hno. @MashiRafael", escribió el mandatario en Twitter.

También denunció una supuesta "politización de la justicia ecuatoriana e injerencia de EE.UU.", en lo que consideró un intento por "encarcelar a un inocente".

Por su parte, el presidente venezolano, Nicolás Maduro expresó su solidaridad a Correa, al tiempo que pidió el cese de la "persecución contra los líderes auténticos" de América Latina.

"Primero Cristina. Luego Lula. Ahora Rafael Correa. Cese a la persecución contra los líderes auténticos de nuestra América. La Revolución Bolivariana se solidariza con el pueblo de Ecuador y @MashiRafael (Rafael Correa)", dijo Maduro a través de su cuenta de Twitter.

El pasado 18 de junio, Camacho ordenó al exmandatario ecuatoriano que se presentara el 2 de julio ante la Secretaría de la Corte Nacional de Justicia y desechó el pedido de la defensa para que lo hiciera en la Embajada de Ecuador en Bélgica.

Ante lo cual, Correa se presentó en el consulado ecuatoriano en Bélgica, amparado según sus abogados en una normativa diplomática. Balda solicitó su prisión preventiva, también apoyada por la Fiscalía por haber desacatado una orden expresa de la jueza.

El expresidente ecuatoriano respondió  que esta orden de detención forma parte de un "complot" político que ya se conocía desde hace meses.

En la que es su primera reacción a la decisión, Correa recordó este martes un mensaje de Twitter del 10 de noviembre de 2017 en el que Balda adelantaba su arresto.

"Balda ya anunciaba en noviembre que se venían procesos judiciales que me pondrían orden de captura de Interpol. ¿Adivino o parte de un complot? Hagan sus apuestas. En las próximas horas enviaré un vídeo por redes. ¡Hasta la victoria siempre!", dijo el expresidente en un mensaje por la misma red social.

En un mensaje anterior, ya había denunciado el supuesto "atropello" cometido por la justicia, por un "fiscal puesto a dedo", y con una "vinculación sin ninguna prueba".

"¿Saben cuánto éxito va a tener esta farsa a nivel internacional? No se preocupen, todo es cuestión de tiempo. ¡Venceremos!", escribió al presentir el desenlace en la Corte.

Su abogado, Caupolicán Ochoa, que había pedido la audiencia de hoy para sustituir las medidas originales y solicitar que Correa pudiera comparecer en Bruselas, lamentó la decisión judicial y dijo que la apelará.

Observó con extrañeza la "celeridad" en la actuación de la jueza y no dudó al afirmar que "se ha violentado el trámite, se ha violado el debido proceso, se ha hecho gala otra vez de arbitrariedad".

"Aquí no se trata de hacer justicia, se trata de hacer venganza, aquí no se trata de hacer cumplir el debido proceso sino de cumplir (órdenes)", dijo al finalizar la audiencia, sin especificar a quién se refería exactamente.

Ochoa también ha recusado al fiscal general por no haber asumido aun sus funciones de forma oficial.

El fiscal Pérez al efectuar un comentario a la prensa sobre la condición actualde Correa recordó que el expresidente tiene "una medida cautelar de prisión preventiva" y afirmó que a Correa le asiste el derecho de presentarse al proceso para defenderse.

Pero dijo que si por alguna razón no lo hace, entonces se declarará la figura de "prófugo de la justicia".

El pasado 18 de junio el exmandatario fue vinculado al intento de secuestro de Balda, un caso ya juzgado en Colombia y que ocurrió la noche del 13 de agosto de 2012, cuando fue abordado por cinco personas, cuatro hombres y una mujer, que lo introdujeron con violencia en un vehículo.

Balda fue rescatado por la policía colombiana después de una hora y media, gracias a la llamada de un taxista.

El intento de secuestro de quien era y es un ferviente opositor a Correa es interpretado por los allegados al expresidente como un artilugio de sus detractores para ejecutar una supuesta venganza por políticas que les perjudicaron durante sus diez años de gobierno, entre 2007 y 2017.

La parlamentaria andina Rosa Cárdenas apuntó su dedo acusador al actual Gobierno de Lenín Moreno, un exaliado de Correa y ahora uno de sus rivales políticos.

La decisión judicial es una "clara evidencia de judicialización de la política", valoró Cárdenas y llamó al pueblo a indignarse contra "un desgobierno que, no satisfecho con tomarse todos los poderes del Estado, ahora arremete contra líderes populares", indicó en Twitter.

Pero el exasambleísta Balda cree que la decisión judicial de hoy significa que "se ha empezado a hacer justicia de una manera ejemplar" por su secuestro, y que este es solo el principio.

"Recibimos este momento con mucha madurez, con mucha responsabilidad. Y como lo hemos anunciado tiene que haber justicia para todos los crímenes de estado cometidos durante el correísmo", declaró al terminar la audiencia.  


💬Ver 0 comentarios