El abogado del activista de Pussy Riot supuestamente envenenado pide una investigación (semisquare-x3)
Foto distribuida por la Fundación Cinema For Peace en donde se muestra el arribo del activista Piotr Verzílov al aeropuerto Schoenafeld de Berlín. (AP)

Desde que se conoció el supuesto ataque con veneno contra Piotr Verzílov las acusaciones directas o indirectas contra el gobierno ruso se suceden una tras otra.

Esta vez, el abogado del activista del grupo punk Pussy Riot Piotr Verzílov, quien aún se encuentra hospitalizado en Alemania, ha pedido al Comité de Investigación de Rusia que inicie pesquisas sobre este caso, informó este lunes Media Zone, la plataforma digital que dirige Verzílov. 

El medio indica que el letrado Dimitri Dinze presentó este lunes la solicitud correspondiente ante la oficina moscovita del Comité para conseguir que este investigue el "posible envenenamiento de Piotr Verzílov y eventuales delitos por parte de agentes de seguridad" con respecto al activista en julio y agosto pasados.

El abogado pide a los investigadores que analicen los hallazgos de Verzílov sobre el asesinato de periodistas rusos en la República Centroafricana, su activismo político y las represalias relacionadas con sus actuaciones por parte de agencias de seguridad como posibles motivos de su supuesto envenenamiento.

Media Zone, que recoge la solicitud de Dinze, indica que en ella el letrado escribe que "podemos concluir que Verzílov pudo haber sido envenenado con anticolinérgicos entre el 9 y 12 de septiembre por parte de personas con las que tenía conflictos; personas que temían su investigación sobre el asesinato de los periodistas en la República Centroafricana; y personas de los servicios especiales (Policía o Servicio Federal de Seguridad de Rusia, FSB) que reprimían sus actividades". 

El abogado recuerda que Verzílov fue "vigilado, registrado y se le quitaron computadoras y material técnico", algo que también puede suponer un abuso de poder por parte de las agencias de seguridad, alega Dinze en su escrito. 

El activista de Pussy Riot fue hospitalizado en Moscú el 11 de septiembre, pero los médicos no encontraron ninguna sustancia sospechosa en su sangre, según dijeron, algo que su pareja, Veronika Nikúlshina, y su familia cuestionan. 

El 14 de septiembre, Verzílov fue transportado a Berlín para que recibiera allí tratamiento médico. Cuatro días después, el profesor Kai Uwe Eckhardt que trata al miembro de Pussy Riot, dijo a los medios que era probable que el activista hubiese sido envenenado, pues la repentina aparición de un síndrome provocado por anticolinérgicos era una indicación de ello.


💬Ver 0 comentarios